Opinión

¡Qué mujeres!

DIVAGACIONES DE LA MANZANA

Por  Martha Chapa

Con frecuencia aludo en este espacio a la situación de la mujer en nuestros días, muchas veces repudiando la violencia que se ejerce contra nosotras, aunque también reconociendo los avances que hemos conseguido.

Ahora, me referiré a una información que me resultó muy gratificante, así se haya registrado en Estados Unidos.

Con beneplácito me enteré de que las mujeres dominan hoy en día las estadísticas del empleo en ese país, además de que no es la primera vez que ocurre, pues ese dato tan alentador se obtuvo por igual en el 2010.

Allá, las mujeres han logrado obtener el 50.1 de los cargos disponibles, sobre todo en los sectores de la salud y la educación, pero también en áreas donde no lo habían logrado bien sea en el campo industrial o de la construcción.

Debemos aceptar, eso sí que no se incluye en estas venturosas cifras las labores en el campo, es decir las actividades agropecuarias y de quienes laboran de manera independiente, pues en esos ámbitos los hombres superan todavía a las mujeres cuantitativamente. Pero un alentador dato reside en que también se observa un mayor crecimiento de la inserción de las mujeres en estos y otros sectores donde tradicionalmente son los hombres quienes predominan.

Otro signo positivo es que en tanto más mujeres se ven situando en los espacios laborales trae como consecuencia mayores contrataciones para ellas.

En todo caso, un fenómeno que se explica porque las mujeres estadounidenses superan a los hombres en la obtención de un mayor número de títulos universitarios y con la muy reveladora realidad de que cada vez ocupan mayores puestos en los niveles directivos.

Por otra parte, la mujer avanza en los más diversos campos y diría yo que hasta sientan precedente, como en el caso y gran ejemplo para todas y todos, del llamado grupo de las “Abuelas Fantásticas!

Se trata de un tim conformado por siete mujeres de Nueva Caledonia que van de los 60 a los 75 años de edad y que han incursionado en el esnórquel para estudiar a las serpientes marinas, especialmente las venenosas cuya mordedura puede segar la vida de un ser humano, que habitan en Pululan en el Mar Coral, perteneciente a territorio francés.

Un ámbito en el que muchos hombres y hasta jóvenes científicos no se han atrevido a zambullirse de tal manera que los investigadores dependen ahora de este conjunto de valientes mujeres que también han beneficiado a la preservación del medio ambiente y las miles de especies que ahí viven.

Como ven queridas amigas y amigos, son datos muy positivos que hoy escojo con el deseo de que este año se repitan experiencias tan alentadoras para nuestro género y la sociedad en general.

Sobre todo, pensando en nuestro caso, en México donde la violencia y los femenicidios han crecido y tenemos que luchar juntos para que desciendan sensiblemente hasta que desaparezcan, a la vez que ampliar y enriquecer los también muchos y buenos ejemplos que estamos dando las mexicanas al mundo en los más diversos espacios de la vida social, económica, política, cultural y deportiva.

Que 2020 sea entonces, como lo deseamos, un mejor año para todas y todos.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo