Selecciona tu región
Opinión

Revocación de Mandato y hartazgo social

DIVAGACIONES DE LA MANZANA

Por Martha Chapa

-

En aquellos días, siendo López Obrador, candidato a la presidencia, ya nos decía o remarcaba que nada ni nadie estaría fuera de la ley.

Por eso, a partir de su toma de posesión, considerábamos que por fin vendría un presidente que respetaría la ley y que sobretodo se constituiría él mismo en el gran ejemplo.

Sin embargo, al poco tiempo empezamos a desencantarnos porque vimos que en lugar de ajustarse a las leyes, las leyes se ignoraban y adaptaban a sus intereses personales.

Un comportamiento que fue agravándose, al grado de que ahora se viola flagrantemente la ley y es ya escandaloso.

El caso más reciente se vincula a la prohibición expresa de que en el contexto del plebiscito correspondiente a la Revocación de Mandato, ni el presidente como tampoco ningún servidor público pueden hacer propaganda, pero para nuestra indignación no sólo se ha dejado de respetar tal precepto, sino que incluso se tolera su incumplimiento constitucional, desde el propio Palacio Nacional.

Peor aún, se trata de normas que fueron discutidas y aprobadas unánimemente en su momento, incluida la propia fracción legislativa que agrupa a la izquierda.

A la vez, se trata de una descarada ofensiva contra el Instituto Nacional Electoral, organismo que valiente y repetidamente ha señalado la transgresión del Marco Jurídico establecido en la materia.

Vemos así, que han sido inundadas de propaganda política tanto las ciudades como las áreas rurales, a lo largo y ancho de la República, para ir a votar en la Revocación de Mandato, que de suyo hemos cuestionado pues no ha sido una demanda genuinamente popular, sino maniobrada por el propio presidente, con demencial ansia de poder y egocentrismo, además de una ofensiva al INE, una más de las instituciones autónomas que quiere destruir.

Por igual, la ilegalidad prevalece porque han fluido cantidades impresionante de dinero para efectos de la abrumadora profusión de anuncios que no sabemos quién o quiénes los han financiado y a cuánto asciende su monto.

En contrapartida, la sociedad civil está consciente y ha ido registrando todas estas maquinaciones legaloides o francamente ilegales, ya sea la truculencia en el uso y abuso de esta herramienta electoral, así como manifestándose recientemente en diferentes puntos del país, para denunciar la farsa, y tan grave desapego al derecho por parte del gobierno.

Burlas y desaseos, que aunados a la falta de resultados económicos, de seguridad pública, salud, entre otros muchos rubros, acrecientan el hartazgo de nuestra sociedad que ya empezó a votar contra MORENA, en las pasadas elecciones, en que perdieron la mitad de la Ciudad de México, por lo que de seguro en las elecciones del próximo domingo 10 de abril, se registrará un abstencionismo generalizado, comparado con anteriores elecciones, en claro rechazo y desaprobación a López Obrador, que contra lo que llegamos a pensar, pasará a ser uno de los presidentes más nefastos que hemos tenido.

Síguenos en