Opinión

Más infraestructura deportiva

MI PUNTO DE VISTA

Por: Luis Alfonso Félix

Ciudad pequeña, infraestructura grande. Así podríamos considerar a Salvador Alvarado —Guamúchil para todos nosotros—, que próximamente habrá de contar con un Centro de Alto Rendimiento, tal vez no a la altura del "María del Rosario Espinoza" en Culiacán, pero sí con los espacios suficientes para que su población deportiva tenga las herramientas necesarias para practicar su deporte favorito.

El gobernador Mario López Valdez estuvo ayer en la región del Évora y dio el banderazo que marca el inicio de la construcción de ese CAR que, entre otras cosas, destacará por contar con un gimnasio al aire libre, un módulo de medicina deportiva, más canchas de basquetbol y una cancha de usos múltiples, así como su zona de estacionamiento, sistema de riego, guarniciones, banquetas, áreas verdes y de snack, alumbrado público, etc.

La inversión para el CAR es grande. Forma parte de un paquete de más de 80 millones de pesos, de los cuales la gran mayoría están enfocados a la infraestructura urbana.

Números más, números menos, pero en la aplicación de recursos económicos para construir y remodelar instalaciones deportivas en ese municipio, ya suman varios los millones de pesos que la administración de Malova le ha destinado a los guamuchilenses.

La construcción del CAR no va completa. Es apenas la primera parte, que no deja de ser muy importante. Así se construyó el de Culiacán, aunque en su momento este fue por etapas ante las supuestas –no me consta- "pellizcadas" que le dieron al recurso y destinadas hacia un candidato –la historia de siempre-, porque para la mala suerte se trabajó a la par con las campañas políticas.

Ustedes me entienden.

Proyectos. En un tiempo se manejó la posibilidad de que, sin distingo alguno, todos los municipios de Sinaloa contaran con una instalación deportiva de esa naturaleza, pero es difícil. Los recursos se obtienen en base al número de habitantes para el municipio que se solicita, si no estoy equivocado. Aun así, tampoco es muy fácil conseguirlos.

En el Patronato Impulsor del Deporte Sinaloense la tarea es realizar ese tipo de gestiones, de tocar puertas aquí y acullá. Es cierto que gran parte de la infraestructura deportiva que se tiene en el Estado ha sido gracias a las peticiones hechas no ahora, sino desde su nacimiento hace quince años.

Podemos señalar, por ejemplo, a unas como el Centro de Alto Rendimiento de Boxeo en Los Mochis, el edificio que actualmente ocupa el Instituto del Deporte en Culiacán, cuya gestión se hizo para la creación de un albergue; la Unidad Deportiva de Bariometo, en Navolato, y decenas de espacios deportivos más, sin dejar de mencionar la flamante Unidad Deportiva de Juan José Ríos, cuya inauguración —programada para el domingo pasado— tuvo que posponerse para este fin de semana a causa de la lluvia.

El PIDS tiene una larga lista de solicitudes más que están en trámite y gestionándose. Los municipios lo han considerado como un aliado importante para el deporte en materia de infraestructura, y se avanza, lento, pero se avanza.

Si les dijera que en ese chorro de solicitudes figuran la construcción de otro velódromo, un espacio para el tiro con arco y más canchas de usos múltiples, no les estaría jugando una broma y tampoco especulando.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo Él sabe si podré hacerlo de nuevo.