Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Más manzanas mexicanas

DIVAGACIONES DE LA MANZANA

Un suceso conmovedor e inquietante se registró hace unos días debido a la desventajosa situación en la que se encuentran los productores de manzana del estado de Chihuahua. Resulta que no pueden comercializar debidamente sus cosechas a causa de la abrumadora e indiscriminada importación de frutos procedentes de Estados Unidos.

Pese a tan difíciles circunstancias, lejos de bloquear caminos u optar por acciones hostiles, estos productores manifestaron su inconformidad de una manera singular: regalaron manzanas a miles de ciudadanos de la capital de aquella entidad norteña. Confieso que en este punto sentí envidia de los chihuahuenses, pues ya quisiéramos ver, por ejemplo, a los maestros protestando mientras enseñan a los niños y, claro, sin cobrar esas horas de clase.

Los productores agrupados en la Unión de Fruticultores del Estado de Chihuahua y sus 17 asociaciones manzaneras, que pertenecen a 14 municipios de ese estado, organizaron marchas frente a diversas instituciones municipales, estatales y federales para exigir que se tomen medidas ante esta crisis provocada por la importación sin control de manzana, y que se ofrezcan apoyos para resolver tan grave problemática.

El asunto es de la mayor importancia dado que la producción manzanera equivale a poco más del 10% del producto interno bruto de Chihuahua. Con esta caída en el consumo se pone en riesgo la generación de empleos, la oferta de trabajo temporal en actividades como el empaque y almacenamiento de este producto, y la contratación de jornaleros para la pizca de manzana. En total, se calcula que el problema afecta a unas 50 000 personas, muchas de ellas indígenas tarahumaras que viven en situación de extrema pobreza, y que gracias a esta actividad logran subsistir algunos meses al año.

Además, los productores alertaron sobre la posibilidad de que se pierdan muy pronto alrededor de 120 000 toneladas del fruto, lo que se traduciría en quebrantos económicos millonarios.

La causa de esta grave situación, como señalamos antes, es la entrada sin control de manzanas de Estados Unidos –desde luego, subsidiadas–, que se venden a precios más bajos que los que pueden dar los productores locales. Lo cierto es que se considera que las manzanas importadas tienen una calidad menor que aquellas que se producen en nuestras tierras, e incluso se teme que lleguen a estar contaminadas por los químicos y conservadores que les agregan los agricultores de ese país para conseguir una presentación más atractiva.

Por lo pronto, se ha generado toda una crisis económica que puede profundizarse y llegar a perjudicar no sólo a los productores de manzana mexicana, sino al sector comercial en general y sus cadenas productivas. Peor aún, de no ponerse pronto remedio podría provocarse inestabilidad, con brotes de inconformidad social.

Es urgente, pues, que la federación, conjuntamente con el gobierno del estado de Chihuahua, emprenda medidas eficaces que lo mismo se ocupen de cuestiones económicas y fiscales que de otorgar apoyos a las familias de esa región. Un aspecto crucial –que se requiere atender sin demora– es realizar campañas de concientización social a través de los medios de comunicación a fin de promover un consumo mucho mayor de manzanas mexicanas en todo el país. No olvidemos que este fruto, además de ser hermoso y estar pleno de significado, aporta enormes beneficios para la salud.

Y no se trata tan sólo de solidarizarnos, lo cual es obligado para todas y todos los mexicanos, sino de poner en marcha un plan integral que resuelva realmente los problemas de hoy y evite los de mañana.

¡Cuenten con nosotros!

[email protected]