Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Más vale prevenir...

MI PUNTO DE VISTA

Las altas temperaturas en Culiacán resultan insoportables hasta para nosotros mismos, que estamos acostumbrados a este clima. Afortunadamente no hemos sabido de un caso qué lamentar, sobre el terreno de juego, a consecuencia del inmisericorde calor que nos agobia día con día.

Desempeñar cualesquier actividad, ya sea deportiva o de recreación al filio del mediodía, es atentar contra la vida misma. Y no exagero. Por eso es más importante prevenir que lamentar.

Mire usted. Nunca me había tocado presenciar la suspensión de un encuentro a causa del elevado e infernal calor que ha arropado a la capital y el estado entero, como sucedió ayer en el Campeonato Nacional Infantil Menor Ligera que se desarrolla en las instalaciones de la Liga Humaya.

El choque entre Liga Municipal de Navojoa y Liga Villahermosa de Ciudad Juárez, que arrancó alrededor de las 12:00 horas, fue necesario pausarlo y aplazarlo unas horas a consecuencia de que había síntomas de jugadores (menores de 12 años) y adultos a punto de desvanecerse.

Aun cuando se cuenta con cuadrillas de primeros auxilios, para evitar un riesgo mayor, se optó por reanudarlo después de las 19:00 horas. Un jugador de Navojoa tuvo que abandonar el desafío y ser atendido de urgencia. Lo mismo sucedió con el ampáyer principal, quien tuvo que pedir apoyo a otro compañero para continuar con el desarrollo del compromiso.

Realmente se movían bajo un clima mortal. Y es de aplaudirse la decisión tomada por los mismos padres de familia, porque primero está la salud y la integridad de las personas.

Propuestas. Durante la atención a ambos –jugador y ampáyer- parlando con aficionados me hicieron unas observaciones que me parecen interesantes y muy importantes de ser tomadas en cuenta para proponerlas en reunión del consejo nacional de ligas pequeñas.

Se hablaba de tres alternativas, todas ellas saludables. Buscar otras fechas en las que el clima no ponga en riesgo a los protagonistas del espectáculo, sobre todo en aquellos estados donde el clima es mortal; jugar en horarios más propicios, o celebrarlo en diferentes sedes alternas al de la oficial.

Esta última me parece la más elocuente y razonable.

Por ejemplo, este nacional reunió a 15 selecciones para el desarrollo de seis juegos diarios. ¿Por qué no programar cinco de ellos por la mañana y el último en la tarde noche?

Espacios existen, pero todos sabemos que iría contra los intereses de quien sobre el terreno, en la etapa distrital, ganó el derecho de ser anfitrión.

¿Acaso resulta más importante unos cuantos pesos que se generan por motivo de vendimia, que la vida misma de un niño?

Si pensáramos positivamente y queremos evitar un desenlace de fatales consecuencias, creo que es el momento de tomar esa decisión, por el bien de todos.

Si en el próximo Congreso nadie lo pone sobre la mesa, como una medida de prevención, la asociación misma tendría que hacerlo y negarle sedes a aquellas plazas donde las temperaturas alcanzan hasta los 40 grados centígrados.

Lo más lógico es que los directivos de Ligas lo entiendan, y que no antepongan el interés económico por la salud y vida.

¿Usted cómo lo ve?

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.