Opinión

Matamoros: redes y complicidades

Por  Jorge Fernández Menéndez

Una pieza clave en el entramado de negocios y lavado de dinero revelado ayer por Excélsior en el municipio de Matamoros, Tamaulipas, que encabeza Leticia Salazar, además de su padre, Ramiro, actual candidato a diputado federal, ha sido su pareja sentimental Luis Biassi, un empresario propietario de la empresa Grupo Alpha, un corporativo logístico y aduanero de la frontera tamaulipeca. Durante la administración de Leticia, fue director de Desarrollo Social. 
Ya existe una investigación de la Subprocuraduría de Investigación en Delincuencia Organizada (SEIDO) sobre estos temas, en torno a Leticia Salazar y su padre Ramiro, por usurpación de funciones, así como violaciones a la ley de servidores públicos por manejar recursos de procedencia ilícita y de delincuencia organizada. Pero el personaje clave es Biassi
Este hombre fue detenido a solicitud de la PGR y la SEIDO en Matamoros, el 20 de diciembre de 2014, se lo acusó de contrabando y fraude fiscal, principalmente por el tráfico de automóviles provenientes de Estados Unidos. Biassi presume del respaldo de varios jueces locales (lo que suena muy probable, viendo como funciona la justicia en la zona). Lo cierto es que cuando fue detenido en diciembre del 2014 fue internado en el penal de máxima seguridad en Nayarit, pero fue puesto en libertad, luego de pagar 12 millones de pesos de fianza y el proceso en su contra, continúa, pero por el mismo no pudo ser candidato a diputado federal por el PAN en el Distrito IV con cabecera en Matamoros, y entonces colocaron en esa posición al padre de Leticia, Ramiro.
Biassi es el verdadero eslabón que permite jalar de toda la cadena en esta historia. Siendo el secretario de Desarrollo Social y aún después de haber sido separado de su cargo, ha operado en múltiples negocios con la familia Salazar, sobre todo con Ramiro Salazar, que además de candidato a diputado es comerciante ferretero, prestamista y al que sus opositores acusan de participar en el narcomenudeo local (hay que recordar el sonado caso del secuestro y asesinato de unos hermanos, oriundos de Tamaulipas pero con ciudadanía estadounidense, hace unos meses, porque se dijo que eran de grupos rivales: la operación fue realizada por el grupo Hércules, supuestamente de “élite” y creado por la propia Leticia Salazar, para su seguridad. El tío de Luis Biassi, Luis Alfredo Biasi Serrano, es el suplente en la fórmula encabezada por Ramiro Salazar como candidato a diputado federal.
Según las investigaciones realizadas por distintas autoridades, la operación de los recursos financieros provenientes tanto de las empresas fachada, como del presupuesto municipal de Matamoros y de los supuestos vínculos con grupos delincuenciales, claramente en temas de contrabando, son operados y administrados por Joe Mariano Vega Rodríguez, quien era el Oficial Mayor del Ayuntamiento y el comandante administrativo del citado grupo Hércules de la Policía Municipal. Actualmente Vega es el Coordinador de la campaña de Ramiro Salazar y coordina también las acciones administrativas y de acercamiento de recursos financieros a la campaña de Gustavo Cárdenas, candidato de Movimiento Ciudadano a la Diputación Federal por el distrito de Ciudad Victoria. Luis Biassi y Leticia Salazar operaron con el apoyo de Manuel Espino, ahora en Movimiento Ciudadano, para que Daniel Sosa, secretario particular de la alcaldesa, se integrara como suplente en la fórmula de Gustavo Cárdenas Gutiérrez. El círculo de relaciones y nepotismo cierra perfectamente bien…si no es revelado.
Las operaciones irregulares se dan con empresas fachada cercanas a Biassi, tanto por adjudicaciones directas como por invitaciones. Ha habido por lo menos tres casos entre 2014 y 2015, autorizados por la alcaldesa, donde no se realizó siquiera la investigación domiciliar de los datos asentados en las actas constitutivas de las empresas, ni las ubicación físicas de los inmuebles. Estas empresas, como se publicó, tienen como domicilio fiscal casas de interés social o lotes baldíos, no tienen trabajadores y operan con personal del municipio. Solamente en el 2014 se detectaron 32 empresas que han sido beneficiadas con contratos por un monto total de 196 millones de pesos.

EL DIABLO FERNÁNDEZ Y NUEVO LEÓN
Conozco bien y desde hace muchos años a José Antonio Fernández Carvajal, CEO y presidente del consejo de administración de FEMSA, una de las empresas más importantes del país, presidente también del consejo de administración  del Tecnológico de Monterrey. Y si algo he aprendido de El Diablo, como le dicen a José Antonio, es que es un hombre franco en sus temas, también en la política: apoya o se opone con claridad y transparencia. Y no está participando, ni en apoyo ni en oposición a nadie, en el proceso electoral de su tierra, Nuevo León. Lo sigue con interés pero con distancia. No se vale que lo quieran involucrar en una campaña en la que no participa.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo