Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Maternidad en la niñez

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL

La preocupación del Gobierno por el tema del embarazo adolescente permite hacer un análisis a las acciones que se han propuesto con el fin de ir al combate de este hecho social que ha venido creciendo. Es de reconocer que las condiciones en que viven las niñas, como hogares desintegrados, con un menor ingreso y niveles educativos muy bajos, son factores que indican la vulnerabilidad a embarazarse.

El embarazo en niñas adolescentes es una preocupación no sólo para el Gobierno Estatal, por las altas cifras que año con año se han venido registrando. En un informe divulgado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) señala a México como el país que ocupa el primer lugar de embarazos adolescentes, con una tasa de natalidad de 64.2 de cada mil nacimientos.

En Sinaloa el número de madres a temprana edad es una preocupación que deberá erradicarse mediante la consciencia en los jóvenes y padres de familia, es por ello que se iniciará el programa de bebés virtuales, en donde cada adolescente se tendrá que hacer responsable de atender las necesidades que el muñeco electrónico tenga. Para este programa el secretario de Salud en el estado, Ernesto Echeverría Aispuro, dio a conocer una costosa inversión de 14 millones de pesos. Lo anunciado hasta el momento es que la primera etapa es detectar la zona con mayor número de casos y con ello implementar el programa con 500 modelos.

El esfuerzo que se verá reflejado en la consciencia de la prevención en embarazos no deseados con la práctica de la actividad sexual bajo la protección, estará reforzado bajo el esfuerzo del Sistema DIF y la Sepyc, cuyo objetivo deberán ser sumados y lograr con esto el descenso de las cifras de las mamás adolescentes. Es un proyecto bueno, ya que fortalecerá la consciencia en la práctica segura de las relaciones sexuales así como entender que la responsabilidad de un bebé virtual es igual a la de tener un hijo.