Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Mazatlán requiere en materia de seguridad acciones concretas y no retórica

Hasta hoy nada nuevo se propone para el carnaval de Mazatlán, y seguramente el elenco que se contrate será el que cobre lo menos posible

Por: Fernando Zepeda

Buenas intenciones. Ricardo Olivo tiene retórica. Habla de planes, proyectos e intenciones para resolver los problemas de seguridad pública. El nuevo secretario de Seguridad Pública en Mazatlán es un civil, sin experiencia alguna en esos menesteres. Claro que eso no le quita el tener y exponer sus buenas intenciones. Habla de que se incorporarán 19 cadetes a la Policía. Pero a estas alturas Olivo debe saber que el déficit de policías es mucho, pero mucho mayor a esa cifra. Intenta minimizar el delicado problema que se tiene con falta de unidades y elementos. “Con lo que se tiene se dará resultados”, señaló en su conferencia de prensa. Pero él pronto tendrá que reconocer los rezagos que se vienen arrastrando. El lastre que le significa a la seguridad pública el contar con pocos elementos y algunos de ellos faltos de adiestramiento. Y que no se cuente con patrullas suficientes para mantener por lo menos vigilada las principales zonas del municipio. El nuevo jefe policial no puede tapar el sol con el dedo. La realidad más pronto de lo que él y quienes lo rodean lo hará ver con claridad lo que pasa en Mazatlán y lo que puede ocurrir en caso de que la vigilancia se relaje. Veremos ahora en esta administración morenista un jefe policial que desde la comodidad de su oficina con aire acondicionado dirigirá a los municipales. Lejos, pero muy lejos de los jefes operativos que andaban en la calle junto a sus elementos que encabezaban los operativos y ponían la muestra.
El carnaval que viene. En Cultura todos mandan... menos el titular. Pero el programa para las fiestas del carnaval nos dicen que van avanzando. El carnaval, como muchos ya saben, tendrá un nombre que en el mismo intentan poner el sello del cambio. “Equinoccio... la cuarta transformación”. No pues guau. Seguramente les pareció una idea genial. Hasta hoy no hay nada nuevo en lo que se intenta programar. Que no se cobrará el acceso a Olas Altas. No es nuevo. Que se regalarán boletos para las coronaciones de las reinas del carnaval. Tampoco es nuevo. El elenco para el carnaval fue de risa la declaración del alcalde Luis Guillermo Benítez cuando incluyó a Luis Miguel y Chayanne. Perdónenlo, no sabe lo que dijo. Ni presupuesto y mucho menos conoce el Químico cómo están programados esos artistas. Al final se caerá en los que se puedan traer y que no tengan problemas de agenda. El carnaval en ocasiones se convierte en una prueba para una nueva administración municipal. Habrá que verlo.
Se juntaron ‘los locos’. Gerardo Fernández Noroña, actual diputado federal de Morena, estuvo en Culiacán. El exmiembro del PRD es conocido por los escándalos que encabeza desde 2006 y sus manifestaciones ante los legisladores. El más reciente escándalo fue en la primera sesión de la Cámara de Diputados donde sostuvo un ríspido encuentro con Porfirio Muñoz Ledo. Su visita ayer a Culiacán causó revuelo. Más cuando el actual alcalde, Jesús Estrada Ferreiro, en los 10 días que tiene como presidente ha exhibido sus limitaciones a más no poder. Juntos, Fernández Noroña y Estrada Ferreiro, serían algo así como los “caquitos”. Chaparrón Bonaparte y Lucas, personajes con los cuales fácilmente se pudiera comparar a este par que encarna parte de “la cuarta transformación”. Y lo que viene promete superar lo visto hasta este momento.