Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Mejor que la plata

SAPIENZA

Lo que el mundo necesita es integridad. Hombres y mujeres que digan la verdad siempre y actúen acorde a ella. Gente que no tenga miedo a enfrentar ninguna situación porque se conduce con rectitud. Gente que no tema al escándalo marital, el robo en la empresa o la desviación de fondos en el gobierno porque está libre de culpa. Pero de esa gente hay muy poca. Basta abrir cualquier periódico o ver el noticiero televisivo para saber que muchos están desmintiendo no sólo lo que se dice de ellos, sino lo que ellos mismos dijeron. Políticos que niegan siquiera estar enterados del escandaloso fraude que se cometió (o ellos mismos cometieron) durante su administración. Hombres y mujeres que niegan la evidencia que muestra su engaño marital. Gente que pierde el empleo y la confianza por la malversación de fondos. Hombres que no tuvieron tantos pantalones como dijeron que tenían. La falta se admite sólo cuando la evidencia es tanta que no se puede negar. La falta de integridad no sólo es de los famosos. Son tantos los casos de robo, engaño y mentira que ya no deberían ser noticia, pero lo son. Pocas personas son las que pudieran presumir una vida de rectitud, aunque ciertamente no están libres de caer. Quien carece de integridad negará los hechos que lo acusan. Por su parte, quien tiene integridad y comete una falta involuntaria o voluntariamente, la admitirá, aprenderá de ella y enmendará el camino. La gente íntegra dice la verdad en público o privado, sin importar las consecuencias. En nuestros días, la integridad es un bien que escasea. Pocos son los que ante la oportunidad de un robo o una aventura amorosa, evitan caer debido a sus principios y no porque alguien pueda descubrirlos. La integridad es algo que debe construirse a lo largo de la vida y debe defenderse con valentía a pesar de las presiones. Quien valora la integridad sabe que lleva toda una vida construirla, pero que en un momento se puede destruir. Quien valora la integridad sabe que es la mayor herencia que podrá dejarle a su familia. Después de todo, mucha gente deja por herencia millones y millones, pero pocos, muy pocos, dejan un legado de integridad. Bien escribió el rey Salomón en sus proverbios: "El buen nombre es mejor que la plata."