Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Mente esclava

COMPÁS Y ESCUADRA

Un término muy común en las tradiciones y filosofías antiguas es la iniciación. Un iniciado es aquel que empieza formalmente algo, aquel que simbólicamente "nace de nuevo", o sea, que empieza otra vida diferente. En todos los casos se hace al adepto que conciba antes su muerte, para que tome conciencia de una nueva vida. En la vida anterior había vicios, defectos, desorden, y en la vida nueva la inclinación debe darse hacia las virtudes, los buenos hábitos, el orden. Otra interpretación del nacer de nuevo es dejar a un lado la mente vieja, despojarse de anteriores costumbres, cobrar conciencia diferente de las cosas. Toda persona dispone de la libertad para cambiar su mente, de reflexionar sobre su manera de pensar, motivada por múltiples condicionantes que van desde los factores genéticos o hereditarios, hasta sus experiencias de éxito o derrota, pasando por la influencia de la educación de los padres, las enseñanza y ejemplos de profesores escolares, lo "aprendido" entre sus amigos, y múltiples influencias que modelan nuestras vidas durante todo tiempo. Los medios de comunicación, principalmente el televisivo es hoy un factor que influye en nuestra mente. Todos decimos que somos libres pero nos dejamos encadenar por esos factores que nos moldean como cera blanda, haciendo de nosotros algo así como máquinas, o maniquíes que actuamos automáticamente tal y como se nos ha inducido.

Si analizamos nuestras reacciones, nuestras emociones y nuestra forma de actuar, podemos encontrar la razón de hacerlo así y darnos cuenta de que podemos actuar de manera diferente.

La mente se hizo esclava con el paso del tiempo, pero también, si uno se lo propone puede obtener su libertad y bienestar. No podemos, ni mucho menos, liberar la mente totalmente de todos los códigos y condicionamientos, pero podemos hacer algo para ir refrenando el lado difícil de la mente y cultivando el más fecundo. Se puede uno ir esforzando por hallar estabilidad en la mente y desplegar lo más cooperante de ella.

El autoanálisis, la conciencia de nuestros actos, y sobre todo la meditación, son métodos que, con práctica frecuente, nos ayudan a nacer de nuevo.

[email protected]