Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Mentir

SAPIENZA

Lograr que haya entendimientos entre los musulmanes y Occidente se vuelve difícil porque el islam enseña acerca de la verdad absoluta y la verdad relativa. La verdad absoluta, desde la perspectiva de los musulmanes, se relaciona con Dios y su existencia como único Dios. La verdad relativa, por su parte, varía según las circunstancias, las personas, y el tiempo. La verdad relativa les permite mentir cuando realizan negocios si con ello obtienen algún beneficio. Alguien se podría conducir con veracidad en su diario vivir, pero si tuviera qué mentir para proteger a algún terrorista que pelea la yidah (guerra santa), lo haría sin menoscabo de su integridad. Se considera que mentir no es malo, si el hacerlo permite obtener un buen resultado a ellos o a la comunidad. Y se permite mentir cuando la verdad lleva a situaciones desagradables. En esos casos es preferible una mentira a la verdad. Los musulmanes interpretan el Corán a su propio entender, y por tanto, de acuerdo a esa interpretación alguien podría mentir y dañar a una persona creyendo que hace bien a la comunidad.

Con esto en mente, podríamos comprender por qué ha sido tan difícil llegar a un acuerdo de paz con los palestinos —que son árabes, y además musulmanes muchos de ellos— debido a sus puntos de vista. Los palestinos no han mantenido sus promesas de los acuerdos de paz con Israel seguramente porque, según su manera de ver la verdad, han mentido para lograr beneficios. Han logrado que Israel, en un intento por lograr la paz, haya cedido muchos de los territorios ganados en guerra, han logrado la desocupación de algunos de los asentamientos humanos que pelean los palestinos, han logrado que Gaza vuelva al poder de ellos después de haber sido conquistada por los israelíes. A los largo de esta historia se puede ver que los palestinos no se han apegado a lo acordado, porque para ellos está bien si mienten y a cambio obtienen beneficios para su comunidad. Tal vez sería tiempo que los líderes de Occidente, y quienes tienen tratos de otro tipo con gente de creencia islámica, se dieran cuenta que para quienes profesan la religión islámica, el mentir es algo cotidiano y por lo tanto, se vuelve difícil entenderse cuando se tienen dos perspectivas distintas para obtener beneficios.