Opinión

MexDer: 20 años

Por: Darío Celis Estrada

Fue en 1998 cuando finalmente el país pudo tener una bolsa de derivados, el famoso Mercado Mexicano de Derivados (MexDer). El proyecto se visualizó desde 1994.

Su primer presidente fue Mario Laborín, quien después sería director de Nacional Financiera. El primer director del MexDer fue Bernardo González Arechiga, hoy rector de la Universidad del Valle de México.

A ambos personajes se les reconoce el inicio, creación y visión del futuro financiero del país, consiguiendo la licencia para la primera Bolsa de Derivados en México.

Su segundo presidente, por allá del 2000, fue Manuel Robleda, hoy retirado del medio financiero, y su segundo director fue Rodolfo Sánchez Arriola, actualmente director de la Fibra Educa, de Jorge Nacer.

A ellos se les atribuye el despegue, crecimiento y posicionamiento del MexDer como la bolsa de derivados más importante de los mercados emergentes.

Su tercer presidente, hacia el año 2001,fue Guillermo Prieto, hoy presidente de la AMDA, quien trabajó con dos directores, el mismo Sánchez Arriola, que estuvo hasta el 2002, y Jorge Alegría.

Alegría fue el último director profesional y hoy es la cabeza del Chicago Mercantile Exchange para

Latinoamérica, justo la competencia directa del MexDer.

A Prieto y sus dos directores se les refiere como los responsables de llevar al MexDer a tener el contrato de tasas más operado del mundo, dándole gran valor a esa bolsa de derivados.

Su cuarto presidente, en 2009, fue Luis Téllez, ahora gestionando proyectos de inversión en los sectores energéticos y eléctricos, manteniendo a Alegría como su director.

Justo con ellos empezó el declive del MexDer y sus primeros números rojos. Su quinto presidente, el actual, es Jaime Ruiz Sacristán, quien trabajó con Alegría unos meses hasta que José Oriol Bosch lo corrió.

Ruiz Sacristán asumió la presidencia en 2014 y mantuvo hasta 2015 a Alegría, tras la llegada de José Oriol Bosch a la dirección general de la Bolsa. Éste se autonombró director del MexDer casi por tres años.

Hace tres meses designó a José Miguel de Dios como director del MexDer, un negocio al que ayer le celebraron 20 años de operación y en el que brillaron por su ausencia sus fundadores y precursores.

Los ingresos totales de todas las empresas de la bolsa han pasado de 2 mil 435 millones de pesos en 2014, a 3 mil 520 millones, que es la proyección al cierre de este 2018. Al primer semestre van cerca de mil 760 millones.

Los ingresos de operación de MexDer han pasado de 88 millones de pesos en el 2014 a tan solo 68 millones esperados para este 2018. Al segundo trimestre llevaban solo 34 millones, 23% abajo en términos reales.

La Bolsa ha crecido en 45% en sus ingresos, a pesar de que el MexDer habría caído cerca de 22% en su operación en cuatro años, pasando de representar 3.6% a solo 1.9% de los ingresos del grupo.

¿Guardamos el confeti y los silbatos?

VA EL SENHA
Este viernes se vence el plazo para que el Servicio de Administración Tributaria, de Osvaldo Santín, rectifique el proceso de adjudicación de la licitación LA-006E00001-E26-2017 para los proveedores de tecnología que puedan migrar las operaciones de la dependencia a una nube público-privada denominada Servicio de Nube Híbrida Administrada (SENHA).

Hablamos de un negocio que ronda los mil 432 millones de pesos que se le ha adjudicado hasta en tres ocasiones a la empresa T-Systems, que dirige Federico Casas-Alatriste y que es filial de la alemana Deutsche Telekom.

La Secretaría de la Función Pública, aún en manos de Arely Gómez, iniciaría varios procedimientos de responsabilidad contra funcionarios del organismo dependiente de Hacienda por adjudicar el contrato a una empresa que no cumplía con lo establecido en el documento de licitación, desacatar una orden federal y por una violación al Artículo 75 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

De acuerdo con el último párrafo de ese artículo, el SAT tiene tres opciones para cumplir con el mandato de la SFP: adjudicar el contrato a un licitante diverso, declararse desierto o decretar su nulidad total. Ninguna de las tres ha sido cumplida en ocasiones anteriores.

Según fuentes cercanas al proceso, el SAT optaría por declarar la nulidad de este contrato, a fin de reponer el proceso y permitir participar por una cuarta ocasión a la compañía alemana con sede en Puebla.

La resolución emitida por la Función Pública se da en respuesta a una inconformidad interpuesta por Micronet, de Javier Ormazábal, quien sería la oferta con la cotización más baja que cumple con los requisitos establecidos en la licitación emitida por el SAT.

Se recuerda que, luego de que se declarara a T-Systems como ganadora del concurso, la firma española reclamó, en junio pasado, una serie de omisiones en la evaluación de la propuesta técnica de la primera y pidió a la SFP revisar la adjudicación, ya que la compañía alemana no cumplió con un requisito indispensable para concursar: una aplicación anti-hackeo para proteger la información de terceros.

En respuesta, el Servicio de Administración Tributaria sentenció que la ausencia de este requisito no afecta a la hora de determinar al ganador del contrato, según el expediente 035/2018 de la Dirección General de Controversias y Sanciones en Contrataciones Públicas.

Sin embargo, desde la SFP mantienen la postura de que, sin las herramientas de seguridad a las que obliga el convenio, la información de los contribuyentes estaría expuesta a múltiples ataques cibernéticos, como ocurrió ya en el pasado con las bases de datos de la SRE, de Luis Videgaray, o con el sistema de pagos electrónicos de Banorte, Inbursa y Banjército.