Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

México y Brasil, nuevo capítulo en la relación

Avatar de Enriqueta Cabrera

Por: Enriqueta Cabrera

Durante la visita de Estado de la presidenta Dilma Rousseff, México y Brasil acordaron relanzar una relación estratégica para ambos países, pero también para América Latina. Son los dos países más desarrollados de la región, tienen en conjunto 320 millones de habitantes, su superficie es de 100 millones de kilómetros cuadrados. México y Brasil son países con una enorme megadiversidad, considerada la mayor en el mundo. Ambos tienen recursos naturales importantes entre los que destaca el petróleo. Aunque por supuesto no es posible perder de vista que sufrimos problemas similares como lo es la desigualdad y la pobreza de amplias capas de la población. 
También hay que decir que en los últimos 12 años Brasil logró reducir considerablemente la pobreza y aumentar el ingreso de franjas capas de la población; los ingresos de aquellos con menores recursos crecieron y la clase media se amplió. Con una política anticíclica en tiempos de crisis y contracción económica mundial, fue uno de los países que mejor la libró aunque ahora enfrenta problemas de desaceleración de su crecimiento que corre paralelo a cambios importantes en su economía exportadora que cambia el balance de su modelo de exportaciones de materias primas. Hay un mayor porcentaje de exportaciones manufactureras. Algo similar ha pasado en México en los últimos lustros. 
En el encuentro bilateral el presidente Enrique Peña Nieto y la presidenta de Brasil, coincidieron en abrir un nuevo capítulo en la relación entre los dos países más desarrollados de la región que han sido aliados también en política exterior a través de organismos multilaterales como Naciones Unidas, pero que pueden incrementar la colaboración y las coincidencias lo mismo en el G20 que en la Organización Mundial de Comercio. Ambos países promueven la integración y el multilateralismo, coinciden en la CELAC donde juegan un importante papel. 
Los acuerdos alcanzados permitirán un relanzamiento de las relaciones comerciales entre los dos países así como en las inversiones. El punto de partida es bueno, pero sobre todo requiere de una decisión política de ambos gobiernos, lo que se expresó en reiteradas ocasiones durante los encuentros públicos y privados entre ambos mandatarios. 
Los intercambios comerciales han crecido 100%, ascendiendo a 10 mil millones de dólares, pero pueden crecer mucho más, ya que las dos economías tienen complementariedades importantes. Ahora las exportaciones de manufacturas de Brasil a México representan el 85% del total y las de México a Brasil el 96%. México es el país de América Latina que más invierte en Brasil y éste a su vez el que más invierte en México. Estos datos representan un importante punto de apoyo para el relanzamiento de las relaciones y de las inversiones, que por cierto tendrán un marco de mayor certidumbre para ambos países, elemento importante también para su crecimiento. 
Entre México y Brasil se firmaron acuerdos para la cooperación y facilitación de las inversiones, para promover el comercio de empresas mexicanas y brasileñas, por medio de financiamiento y apoyo a las exportaciones. Pemex y Petrobras también incrementarán sus intercambios. 
Hay grandes avenidas para avanzar también en la conservación de la megadiversidad, en el intercambio cultural, en el turismo e incluso con la eliminación de visas para los mexicanos y los brasileños. 
En fin, la relación entre México y Brasil se encuentra en un parteaguas que permitirá una mayor cercanía aunque muchos kilómetros nos separen, y una mayor integración cultural, aunque hablemos dos lenguas distintas. La geografía nos ubica en dos hemisferios que las comunicaciones y la cultura acercan. México y Brasil son dos grandes países que uniendo sus recursos y potencialidades, complementando economías y culturas pueden construir, avanzar e impulsar hacia delante a la región