Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Michoacán, el paso de la muerte

ITINERARIO POLÍTICO

Llama la atención que luego de que las "autodefensas" reiteraron que no aceptarían el desarme, la tarde de ayer llegaron a un acuerdo casi unánime.

En lo que asoma como un paso fundamental de la estrategia del gobierno federal en Michoacán –y un triunfo de Miguel Osorio, titular de Gobernación–, los grupos de autodefensa acordaron el desarme para el próximo 10 de mayo. La condición para ello es la captura de los líderes Templarios aún libres y el arribo de las autodefensas a los tres municipios más importantes del estado, incluida la capital, Morelia.

El acuerdo supone –además de liberar a casi un centenar de autodefensas presos por portar armas de uso exclusivo de las fuerzas federales–, que en los próximos 25 días el gobierno federal deberá capturar a Servando González, La Tuta, además de una veintena de criminales de menor rango entre los Templarios, aún libres.

Es previsible que si el gobierno federal asumió un compromiso de tal magnitud ante los grupos de "autodefensa", es porque de un momento a otro pudiera caer el número uno de los Templarios, el criminal motejado como "La Tuta". A su vez, también llama la atención que luego de que en los últimos diez días distintos líderes de las "autodefensas" reiteraron que no aceptarían el desarme –porque era un paso de alto riesgo, si no es que el mismísimo "paso de la muerte"–, la tarde de ayer pudieran llegar a un acuerdo casi de manera unánime.

¿Qué prometió el gobierno federal? ¿A qué se comprometió el gobierno estatal? Sin duda que los incentivos debieron ser muchos y de gran calado como para que de un día para otros los principales líderes de las "autodefensas" que se habían mostrado renuentes e incluso habían acusado de traición al gobierno federal, hayan llegado a un acuerdo y aceptaran entrega de las armas y su disolución.

Lo curioso es que la reconciliación entre las autodefensas y el gobierno federal –que también es una victoria del comisionado Alfredo Castillo–, se produce en medio de la liberación por falta de pruebas del exdiputado del PRI y empresario del transporte, José Trinidad Martínez, quien fue señalado de participar en una presunta reunión entre Jesús Reyna y "La Tuta", en donde supuestamente se habría pactado financiar la campaña de Fausto Vallejo, en los tiempos en que era el candidato del PRI al gobierno estatal.

Sin embargo, ayer lunes, el titular de la PGR, Jesús Murillo, aclaró a Itinerario Político, que José Trinidad Martínez sólo acudió a la PGR a declarar, y que no existió ni orden de presentación y menos de aprehensión. Por eso mismo no fue solicitado el arraigo y, una vez que rindió una extensa declaración, "se fue a su casa". Murillo insistió en que la PGR a su cargo no recurrirá a los métodos de otros gobiernos, que fabricaban culpables.

Un caso similar es el del alcalde de Tepalcatepec, Guillermo Valencia, también presunto implicado en la misma reunión en la que habrían participado Trino Martínez y Jesús Reyna. Resulta que por su propia voluntad –y para "lavar" su nombre–, Valencia se presentó a declarar a la PGR. Hasta la noche de ayer continuaba siendo interrogado.

En todo caso, el dato duro –y la buena noticia–, es que ya existe una fecha para la desintegración de las llamadas "autodefensas" y para la entrega de las armas; lo que supone el paso a una nueva estrategia por parte del gobierno federal y, sin duda, a una etapa de nuevas investigaciones sobre otros presuntos responsables de la epidemia criminal.

En el primer caso –el de la desintegración de las "autodefensas" y su desarme pactado–, las preguntas son muchas. ¿Qué autoridad va a sustituir la fuerza de fuego, logística y de inteligencia de las autodefensas? ¿Qué garantía tienen los michoacanos que una vez eliminados los Templarios la plaza no será ocupada por otra banda criminal? ¿A dónde van a delinquir los cientos de hombres y mujeres que solo saben vivir del crimen? ¿Cómo van a ser neutralizados aquellos que no conocen otra forma de vida que la del crimen?

¿Qué programas sociales, de cultura cívica y durante cuánto tiempo, serán necesarios para restablecer la confianza en la ley, en la autoridad, en la justicia? ¿Cuánto tiempo será necesario para capacitar desde policías, ministerios públicos, jueces, hasta políticos, que no tengan vínculos con los criminales?

Pero acaso la mayor investigación y la tarea más delicada está por venir. ¿Cuántos políticos, del PRI, PAN y PRD están implicados con los Templarios? ¿Quién será el valiente que los llevará a prisión? ¿De verdad Fausto Vallejo nada sabe? Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx