Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Michoacán: gobierno en manos de 'Los Templarios'

ITINERARIO POLÍTICO

En Michoacán todos sabían que el principal brazo político de "Los Templarios" era Jesús Reyna —el dos veces diputado federal del PRI, excandidato al gobierno estatal, jefe de campaña de Fausto Vallejo, secretario general de su Gobierno y gobernador interino—, quien en los hechos era el verdadero poder detrás del debilitado gobierno de Fausto Vallejo.

Todos —desde importantes panistas como María Luisa Calderón—, pasando por no pocos políticos del PRI y hasta los propios líderes de los grupos de autodefensas —como el doctor Mireles—, sabían de la relación de Reyna con "Los Templarios". Pero a pesar de que todos conocían esos vínculos, nadie contaba con las pruebas contundentes, por lo menos hasta el miércoles de la semana pasada, cuando se cerró el círculo de pruebas, según los sistemas de inteligencia del Estado mexicano.

Cuando arrancó el gobierno de Enrique Peña Nieto y Miguel Osorio asumió la titularidad de Gobernación, una de las primeras acciones previstas era impedir que Jesús Reyna se convirtiera en gobernador interino ante la ausencia, por una enfermedad hepática, de Fausto Vallejo. El naciente gobierno de Peña Nieto no pudo impedir que Reyna alcanzara el interinato al frente del Ejecutivo estatal, pero sí hizo todo para el regreso exitoso de Fausto Vallejo.

Y es que también el gobierno de Peña Nieto conocía las presunciones de que "el hombre fuerte" de Vallejo mantenía vínculos con "Los Templarios". Por esa razón se cuidó —hasta el extremo—, que el presidente Peña Nieto apareciera junto con el entonces gobernador interino, Jesús Reyna.

Sin embargo —y a pesar de los abundantes testimonios verbales de los repetidos encuentros de Reyna con Servando Gómez, "La Tuta"—, las pruebas que inculpaban a Reyna con "Los Templarios" aparecieron poco a poco, cuando empezaron a caer —uno a uno—, los jefes de esa banda criminal. Entonces los sistemas de inteligencia empezaron a armar el rompecabezas que terminó con la orden de presentación.

EL PRI PAGARÁ LOS COSTOS

Así, Enrique Peña Nieto fue el primero en ser informado de los hallazgos —que prácticamente confirman que Jesús Reyna era el principal operador político de "Los Templarios"—, y con su habitual pragmatismo el presidente ordenó tener "bien agarradas" las pruebas antes de actuar. Y es que para el PRI y para el gobierno de Peña Nieto la detención y eventual consignación de Jesús Reyna —como presunto jefe político de "Los Templarios"—, no es tanto la exitosa captura de un peligroso criminal, como uno de los más severos golpes para la imagen del PRI.

Reyna es un priísta de toda la vida. En Michoacán ocupó todos o casi todos los cargos posibles. Y el que sea el propio gobierno del PRI el que decida sacrificarlo y enviarlo a prisión por sus vínculos con el crimen organizado, no solo significa uno de los más duros golpes para la imagen de PRI —y pasto seco para las hogueras en las que se quema todo lo que huele a PRI—, sino que confirma el pragmatismo de que es capaz Peña Nieto y que el presidente no está dispuesto a meter las manos a fuego por nadie, sea o no del PRI.

Los mensajes enviados al interior del PRI e intramuros del propio gobierno de Peña Nieto son contundentes. Ayer mismo, el propio titular de Gobernación, Miguel Osorio —ante jóvenes de la estructura del PRI de todo el país—, habló del caso Reyna y les dijo que el tricolor y el gobierno van "hasta donde tope con Reyna". Y pareció ratificar que será enviado a prisión, cuando dijo que le corresponderá al gobernador Fausto Vallejo designar a su nuevo secretario de gobierno. Es decir, que el reinado de Reyna —como jefe político de "Los Templarios"—, llegó a su fin.

Pero queda una pregunta sin responder. ¿Por qué era urgente para el PRI quitar del camino a Jesús Reyna, en Michoacán? La respuesta es elemental. Porque el PRI ya inició la selección de sus candidatos a diputados federales, para la renovación de la Cámara de Diputados. También por eso —porque son parte de los mensajes políticos intramuros del PRI—, el secretario de Gobernación fue contundente cuando dijo que el gobierno federal "no tiene nada contra Fausto Vallejo". Es decir, que Vallejo estaría limpio.

TODOS ERAN TEMPLARIOS

Sin embargo, la detención y presunta consignación de Reyna están muy lejos de poner fin al complejo tejido de intereses políticos, partidistas, electorales y financieros que dieron sustento a grupos criminales como "La Familia Michoacana" y "Los Caballeros Templarios". No, en realidad la caída de Reyna es la punta de una madeja que aún no ha sido descubierta por completo y que pudiera alcanzar a gobiernos como los de Lázaro Cárdenas Batel, Leonel Godoy y al gobierno del propio Fausto Vallejo. Eso sin contar con alcaldes y diputados locales y o federales.

En el caso del PRD, todos recuerdan la vergonzosa experiencia que significó para el partido amarillo y para la política mexicana —y hasta para el Congreso de la Unión—, que por un berrinche contra el entonces presidente Felipe Calderón —luego del llamado Michoacanazo, en el que hoy queda claro que tenía razón—, los jefes políticos del PRD no solo respaldaron a un probado criminal, como Julio César Godoy, sino que lo protegieron y lo convirtieron en diputado federal.

Por eso, hoy resulta ridículo que el PRD michoacano o nacional se escandalice del "escándalo" de Reyna, cuando el propio PRD tiene una larga cola de gobiernos fallidos en Michoacán. ¿Qué no es cierto que en los gobiernos de Cárdenas Batel y de Godoy Toscano se crearon las grandes mafias criminales? ¿Quién del PRD, de sus dirigentes y gobernadores ha hecho un mea culpa? ¿Quién del PRD se atrevió a censurar que toda la Cámara de Diputados se haya prestado al circo de convertir en diputado federal al Templario Julio César Godoy? La doble moral del PRD.

Para nadie es secreto que "La Familia Michoacana" nació, creció y se empoderó, al amparo de los gobiernos corruptos del PRD y del PRI en Michoacán. Sí, que el PRI pague sus culpas por llevar a Michoacán a la ruina. Pero también las tienen que pagar el PRD y el PAN. Y es que, les guste o no, todos los partidos, los políticos y los gobiernos michoacanos son responsables de la tragedia en esa entidad. Al tiempo.

EN EL CAMINO

Pronto aparecieron los primeros resultados. Militares que patrullaban la Vía Morelos —en Ecatepec—, frustraron el asalto a una "micro". Muere un delincuente, tres son detenidos y oros escapan.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx