Opinión

Miguel C. Castro

HOY EN LA HISTORIA

Por: Marco Antonio Berrelleza

Guasave ha sido cuna de grandes músicos: Luis Ibarra, el "Compa" Polo, el "Muñeco" Ahumada, Rigoberto Peraza, el "Chino" Zamudio, Aquiles Castro, el "Bolochi" Maldonado y tantos otros que, lamentablemente, escapan a la memoria, sin olvidar que ahí aprendió a cantar Pedro Infante.

Sin duda, el más importante, sin que esto signifique demeritar a los demás, es Miguel C. Castro, "el poeta y músico que cantó a Guasave, y a su río Petatlán, a las tres mariposas que vestían igual, a sus hijas y a todo lo bello de la vida".

Este fecundo artista vio la luz primera el 16 de noviembre de 1869, en una aldea llamada Gambino, en la sindicatura de Nío. Sus padres, extremadamente pobres, fueron Adolfo Castro y Amada Camacho.

Las primeras letras le fueron enseñadas por un viejo maestro rural llamado Alejandro Escalante, quien además lo estimuló para que siguiera los estudios musicales. Este mentor jamás sería olvidado por don Miguel.

Los primeros acordes de guitarra se los enseñó una cantadora solterona apodada "La Quía", a cambio de que diariamente le llevara hasta su casa una ollita de agua.

A partir de 1900 empezó a componer piezas musicales.

El 8 de agosto de 1948, en la oficina de Correos de la ciudad de Los Mochis, mientras enviaba una carta a una de sus hijas, fallece de un paro cardiaco. Sus restos aún esperan que el pueblo de Guasave los reclame para morar eternamente, arrullado por las aguas del río que tanto amó.

Por cierto, Miguel C. Castro fue abuelo de Arnoldo "Kiko" Castro, uno de los mejores segundas bases del beisbol mexicano.

www.historianews.com maberrelleza@hotmail.com