Selecciona tu región
Opinión

Los ausentes en las boletas

 DESDE EL PACÍFICO

Por Miguel Mendívil Roiz

-

El 6 de junio vivimos una elección histórica. Mucho se ha hablado sobre la jornada electoral, pero hemos dejado de lado un tema importante, con repercusiones no solo para los partidos, sino para el futuro político de nuestro estado: la falta de representación juvenil en la oferta electoral.

En Sinaloa hay poco más de 3 millones de habitantes, de los cuales, más de la mitad somos jóvenes menores de 29 años. Sin embargo, solo el 4.5 % de las candidaturas a diputaciones locales y el 2.2 % a federales fueron ocupadas por este sector de la población.

Lo anterior es particularmente relevante a la luz de uno de los males que sufre la política actual: la creciente desconfianza en los partidos políticos y en sus perfiles tradicionales. En medio de este desafío, los partidos tuvieron la oportunidad de presentar perfiles jóvenes, frescos, alejados de cualquier escándalo o pasado cuestionable; sin embargo, decidieron no hacerlo.

Una propuesta novedosa de cómo atender a nuestros municipios y a nuestro estado está en la voz de los jóvenes sinaloenses. Contamos con una forma distinta de ver y entender los desafíos actuales; una forma fresca e innovadora que escapa al imaginario de aquellos que siguen aferrados a la escena política local desde hace décadas.

La buena noticia es que no todo está perdido. Quienes ganaron estas elecciones, tienen la oportunidad de identificar liderazgos juveniles a lo largo y ancho del estado e incorporarlos a posiciones de toma de decisión, desde donde puedan influir genuinamente en los asuntos públicos.

El 6 de junio fue una jornada que definirá los próximos años, pero también fue una llamada de atención para que, en 2024, los partidos políticos consideren a las y los jóvenes en sus ecuaciones; no como actores secundarios o acarreados, sino como los rostros frescos y llenos de energía que protagonicen la nueva política que está surgiendo en Sinaloa.

Síguenos en

Últimas noticias