Selecciona tu región
Opinión

¿Ahora Frente Cívico Nacional?

POR EL BIEN DE LA DEMOCRACIA

Por Miguel Ángel Vicente Rentería

-
audima

Hace unos días dio vueltas una imagen del senador Gustavo Madero en una reunión de lo que sería el ahora Frente Cívico Nacional, una agrupación que aparentemente recoge todas las expresiones antiamlistas para, como dice el nombre de este grupo, hacer un frente cívico por todo el país contra López Obrador, con el propósito de quitarlo este 2024 de la silla presidencial.

Este frente cívico, que integra a sus gráficos los colores rosa, morado, rojo, azul, amarillo y otros tonos, se une a la ya larga fila de agrupaciones que pretenden constituir un bloque opositor, primero fue Sííí por México, después un esfuerzo por constituir México Libre, después Futuro 2021, de ahí FRENA, que es de los que tiene un poco más de fuerza, todavía después por la coyuntura y hasta la fecha, Va por México y ahora Frente Cívico Nacional.

Si bien, son esfuerzos genuinos y de ninguna manera se pretende limitar una propuesta distinta al régimen, así sea solo una persona quien lo integre, resulta cómico, pues tal pareciera que son las mismas personas integrando distintas agrupaciones.

Frentes y más frentes que, repito, no tienen nada de malo, pero sí nos hace preguntarnos ¿es esta la estrategia correcta para conseguir su propósito? ¿Que no sería mejor que los partidos se integraran y en sus condiciones se integraran a otro partido para así aspirar a conformar el bloque opositor que todos esperan? Porque, de entrada, con el pleito que Gustavo Madero tiene con el PAN, no todo el panismo entraría dentro de esta ecuación “cívica nacional”. No creo que logren quitar a un hombre que tiene, además de casi el 70 por ciento de popularidad, el poder político, económico y mediático para menguar cualquier protesta en contra de su preciado trono presidencial.

Lejos de competirle al presidente, el Frente Cívico Nacional le estaría restando fuerza a la Alianza va por México de seguir esta con los planes de conformar una alianza política que tiene, por supuesto, el mismo interés que el grupo ya mencionado.

A pesar de las buenas intenciones de Álvarez Icaza, por ejemplo, de entablar una conversación con los integrantes de las fuerzas políticas del PRI, PAN y PRD para elegir un candidato único que represente a todos estos movimientos políticos, no veo por qué tendrían que cederle espacios a este reciente movimiento constituido cuando tendría que ser, por lógica, al revés.

Esperemos que este movimiento no se convierta en un disparo en el pie. La ciudadanía necesita la oposición al régimen reunida, propositiva, que deje atrás los protagonismos y, ahora sí, como quieran ponerle, se construya un frente único que pueda representar a todos aquellos quienes no se sienten identificados con la Cuarta Transformación.

Al tiempo, nos vemos en la próxima.

Síguenos en