Selecciona tu región
Opinión

El pago de Alito a Quirino

POR EL BIEN DE LA DEMOCRACIA

Por Miguel Ángel Vicente Rentería

-
audima

El día de ayer se llevó a cabo la Asamblea del Consejo Político Nacional del PRI. Dentro de los puntos del orden del día en los asuntos de trámites ordinarios, se encontraba el acuerdo del Consejo por el que se daba respuesta a la solicitud de dispensa de Quirino Ordaz Coppel, tras recibir la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de enviarlo como embajador de España al concluir su periodo constitucional.

Esta solicitud fue rechazada por Alito Moreno.

Quirino bien pudo retirarse y agotar solo el proceso del Senado para, cómodamente, ocupar la embajada de España, sin embargo, decidió actuar con responsabilidad y acudir al PRI, con sus consejeros, y solicitar un permiso a su militancia, a pesar de que el dirigente nacional de este partido públicamente ya había mostrado desplantes de inconformidad en Twitter sobre este escenario.

Resalto este detalle porque no son uno o dos los personajes políticos que van y vienen ocupando espacios en partidos distintos al PRI y no llevan el proceso como ahora, se le quiere imponer al exgobernador del Estado. Entre ellos candidatos y candidatas de este reciente proceso, personajes que en el 2016 les traicionaron públicamente y trabajaron en la Administración de Morena, y también por supuesto del proceso del 2010 que hoy juran una lealtad priista.

A lo mejor Alito no lo sabe, pero en Sinaloa, nosotros sí.

Además, resulta cómico el hecho de que el Consejo Político Nacional condicione al exgobernador de Sinaloa Quirino Ordaz Coppel entre ser militante del PRI o ser embajador de España.

Si bien es cierto que Quirino Ordaz deja cuentas pendientes y personas inconformes, nadie puede reprochar el apoyo que le dio a su partido durante su gestión.

A título personal puedo comentarlo pero sé que, en general, coincidimos que fue de los gobernadores más populares del país, que puso el nombre del PRI no solo de Sinaloa, sino del país, muy en alto por casi cinco años y que, dicho sea de paso, es el último candidato a gobernador del Estado en ganar una elección. Y ese es el pago que recibe por el CEN de su partido.

Y con esto no quiero abonar a la división, misma que con el hecho de ayer se provoca, porque el trabajo de un líder es de sumar, más cuando se va perdiendo. Si algo tiene de bueno la política, es encontrar por encima de todas las cosas las áreas donde se pueda construir y no aquellas donde se haga la guerra.

No se puede pensar en peleas o divisiones internas cuando lo que se necesita es la coincidencia, un buen demócrata lo sabe, no se anda disparando en el pie.

Además, si las decisiones que vienen para el PRI en Sinaloa están en esa sintonía, tiene que preocuparse entonces más de uno. Porque con la vara que están midiendo a Quirino, muchos de los que hoy aspiran a las dirigencias pudieran quedarse fuera.

Son muchos aspectos a considerar sobre esta decisión de Alito Moreno, surgen muchas preguntas, pero la más importante, y con las dudas que me quedo, es la que tiene que ver con el PRI de Sinaloa, ¿realmente los sinaloenses priistas hubieran votado en contra la solicitud de Quirino o fue una revancha personal de Alito Moreno?

Usted juzgue.

Nos vemos en la próxima.

Síguenos en