Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Misión cumplida

LOS MOCHIS

No cabe duda que ayudar al prójimo es lo mejor que puede hacer el ser humano, y el pasado fin de semana se dio una clara muestra de solidaridad de los sinaloenses, especialmente de los habitantes del norte del estado, quienes hicieron sus donativos para apoyar a las personas afectadas por el frío, allá en lo alto de la sierra, que delimita a los estados de Sinaloa y Chihuahua.

En días pasados, EL DEBATE publicó un especial sobre las condiciones en las que habitan quienes viven en la zona serrana, como parte de la serie de trabajos Así se vive en Sinaloa. Inmediatamente la respuesta de la gente no se hizo esperar. Comenzaron a llover apoyos, principalmente ropa y cobijas, para las personas que aparecían en ese trabajo periodístico. La ayuda llegó a las instalaciones de este rotativo en Los Mochis y Culiacán. Además, el Sistema DIF Sinaloa llevó algunas colchonetas y cobijas hacia algunas de las comunidades mencionadas.

El pasado fin se semana partieron rumbo a la zona serrana dos camionetas de EL DEBATE, en las cuales se trasladó más de una tonelada de ropa, entre suéteres, gorros, zapatos, chamaras, así como víveres y hasta una piñata para los niños de las comunidades que cada temporada se ven seriamente afectadas por el frío, donde las temperaturas fácilmente descienden por abajo de los cero grados centígrados.

Contentos, los habitantes de las comunidades visitadas agradecieron el apoyo enviado por los lectores, ya que, a decir de algunos de ellos, es muy significativo que se les voltee a ver y se les envíe algo de ayuda, debido a que en esa zona no hay fuentes de empleo y en raras ocasiones reciben el apoyo del gobierno, por lo que prácticamente viven al día y se alimentan con lo poco que hay.

El apoyo enviado es un granito de arena, sin duda, porque aún falta mucho por hacer, pero es un gran paso y habla muy bien de quienes aportaron algo para ayudar a quienes más lo necesitan, algunos de forma anónima y otros tantos en la medida de sus posibilidades, todo con el ánimo de llevar abrigo a quien carece de todo.