Opinión

Monstruo de mil cabezas

TIEMPO DE NEGOCIOS

Por  Darío Celis Estrada

El corazón del monstruo de muchas cabezas que es el huachicol no está en los 17 mil kilómetros de poliductos que corren por el subsuelo mexicano.

El robo a gran escala, a la vista de todos, ocurre desde las 77 terminales de almacenamiento de Pemex, porque desde ahí con facturas falsas, pipas con placas clonadas, embarques subfacturados y auto tanques sin ningún control, se mueve todo tipo de petrolíferos que se venden en el mercado ilegal.

Un exfuncionario de Pemex experto en almacenamiento y transporte de petrolíferos, estima que durante el gobierno de Enrique Peña Nieto los controles de seguridad para entrar y salir de cada una de las 77 terminales estaba relajado.

Calcula que “se perdía” hasta el 15% del básico para elaborar aceites lubricantes, diésel, gasolinas y otros petrolíferos.

Hace unos días, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio un botón de muestra de la corrupción que existió durante décadas entre funcionarios de Pemex, miembros del sindicato de Carlos Romero Deschamps y el crimen organizado.

Reveló que de uno de los tanques de almacenamiento de gasolina en la refinería de Salamanca salía una manguera de tres kilómetros que robaba combustible día y noche de manera ininterrumpida.

Una pipa llegaba a entrar varias veces a cargar combustible en la terminal y podía llevar un volumen mayor al que se registraba en la factura. Otras veces podía llevar tanque lleno y no pasaba por los controles. Existían pipas duplicadas en el número de vehículo y en la placa. Todos sabían y nadie hacía nada.

Muchos justifican este vínculo entre el crimen organizado y trabajadores de Pemex debido al estado que guardan las instalaciones físicas de las terminales.

Se señala que hay muchos accesos que no tienen controles: las murallas, bardas o cercas de alambre están caídas y nadie las reporta. Además, hay terminales que llevan años sin ser remodeladas y aseguradas.

En las 77 Terminales de Almacenamiento y Reparto (TAR), el personal involucrado en el robo de combustible está integrado por esta cadena: operadores llenadoras de pipas, medidores, supervisores, portero checador, personal de seguridad y directivos.

Las pérdidas en las terminales de almacenamiento las compensan con mermas, que consisten en que los medidores de tanques reportan una merma más o menos en procedimiento de norma, pero casualmente éstas siempre son reportadas en menos y a la baja.

Fuentes de Pemex aseguran que la colusión entre sindicato, directivos y delincuencia organizada es posible porque los instrumentos tecnológicos para controlar la entrada y salida de personal, pipas y volumen de petrolíferos son obsoletos.

Los salarios de este tipo de trabajador son los más bajos y los “malandros” pagan muy bien porque muchas de las pipas cargadas de petrolíferos son como dinero en efectivo.

Otro día le platico del robo de combustible que se da entre las terminales de almacenamiento de petrolíferos que están cerca del mar, así como en los buquetanques y plataformas marinas de la otrora empresa “orgullo y fortaleza de Mexico”.

SISNOVA CON PYMES
El incremento del gasto de salud en México ha propiciado que las empresas de seguros se enfoquen en otros sectores, como las Pymes. Se estima que hoy 19 millones de mexicanos no cuentan con servicios de protección médica, siendo que el gasto en la salud subió 94% en los últimos 10 años. Por ello que SisNova, que dirige Paulino Decanini, está aprovechando ese mercado para penetrar en dicho sector. Esta aseguradora está enfocada en ofrecer consultas de primer contacto, medicina preventiva y servicios hospitalarios para personas y empresas de todos tamaños. Sisnova promueve “SiSalud PYME”, solución tipo llave en mano para este creciente sector, con sumas aseguradas que van desde los 500 mil hasta el millón de pesos.

MAYOR CAPACIDAD
La Terminal de carga EIT de Ensenada de Hutchison Ports, que preside Jorge Lecona, llevará a cabo un Plan Maestro que incluye el incremento de la longitud de muelle, rellenos para patios y más equipo portuario de muelle y patio de mayor capacidad. La estrategia plantea reemplazar las dos grúas QC de 1978 por dos grúas QC de la más reciente generación provenientes de la terminal hermana de Hutchison de Lázaro Cárdenas, con lo que las características de alcance y elevación serán mejoradas, además de sus velocidades operativas, otorgando una mayor productividad a la atención de los buques. Con la inclusión de las dos grúas QC se espera mejorar la productividad de 22 a 30 contenedores por hora por cada grúa.