Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Montaña mágica

JAQUE MATE

PARÍS. "Un modesto joven se dirigía en pleno verano desde Hamburgo, su ciudad, a Davos Platz, en el cantón de los Grisones. Iba allí a hacer una visita de tres semanas." Así empieza La montaña mágica de Thomas Mann.

Las tres semanas de estancia, y lo que originalmente iba a hacer una corta narración, se alargan a siete años en la historia y a 12 en la redacción de la obra. Mann empezó a trabajar en La montaña en 1912, con la idea de hacer una novela corta, pero la primera guerra mundial cambió la trama y la convirtió en una larga y simbólica obra que sigue la transformación de un joven, Hans Castorp, en un mundo cambiante.

El Foro Económico Mundial es un poco como La montaña mágica. No sólo se realiza en Davos sino que ha crecido de forma impresionante. Nació en 1971 en una reunión sobre prácticas de administración organizada por el profesor alemán Klaus Schwab de la escuela de negocios de la Universidad de Ginebra con 500 empresarios y ejecutivos. La reunión se repitió al año siguiente con el nombre de Foro Europeo de Administración. En un principio duraba dos semanas y se realizaba en Davos, en pleno invierno, para sacar a los directivos de sus obligaciones normales y obligarlos a concentrarse en la reflexión sobre temas de fondo.

Muy pronto el Foro empezó a incluir temas políticos y sociales. En 1974 invitó por primera vez a líderes políticos. Con el tiempo se fue haciendo un lugar de encuentros y decisiones de alto nivel. En 1987 adoptó el nombre de Foro Económico Mundial.

En 1988 los dirigentes de Grecia y Turquía firmaron ahí la declaración de Davos que ayudó a evitar una guerra entre ambos países. En 1992 Nelson Mandela y el entonces presidente de Sudáfrica F.W de Klerk se encontraron en Davos. En 1990 Carlos Salinas le pidió a Jaime Serra Puche que se pusiera en contacto con Carla Hills, representante de comercio de Estados Unidos, para iniciar negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio. En 1994 el israelí Shimon Perez y el palestino Yaser Arafat firmaron un acuerdo base sobre la situación de Gaza y Jericó.

Luiz Inácio Lula da Silva era uno de los críticos habituales de Davos, pero una vez que asumió la presidencia de Brasil, en 2003, acudió a Davos y de hecho se convirtió en un asiduo visitante. El cantante Bono del grupo U2, conocido por su lucha contra la pobreza, se refirió a los participantes en el Foro como "gatos gordos sobre la nieve", pero aun así ha participado en varias de las reuniones.

Si bien Davos es objeto de críticas por los activistas que se oponen a la globalización y al capitalismo, les ha abierto a éstos sus puertas de manera sistemática. Algunos han aceptado, y han encontrado en el interior un público más receptivo de lo que hubieran pensado; otros siguen realizando protestas.

Mann nos ofrece al inicio de La montaña mágica la descripción de un joven ilusionado con la vida que madura en un sanatorio de Davos. Lo abandona en la primera guerra mundial, en pleno campo de batalla, cuando, en lugar de enfrentar con valor al enemigo se arroja en el fango para salvar la vida. "¡Qué vergüenza estar a salvo en la sombra!" sentencia el narrador antes de dejarlo.

Pero quizá Mann es demasiado duro con su creación. Castorp siente miedo, como tantos en una violenta batalla cuyo sentido no entiende. La creación de Schwab, en cambio, crece y se fortalece. El espíritu de Davos, que busca resolver conflictos a través del diálogo, ha conseguido numerosos logros. Quizá por eso es tan violenta la reacción de sus críticos. Nada genera más enemigos que el éxito.

BOLETO DE ENTRADA

¿Cuánto cuesta Davos? Ser miembro del Foro, 42,500 francos (unos 46,400 dólares); el ingreso, 18,000 francos. Algunas empresas aportan más. Sin embargo, sólo unos 1,000 de los 2,500 asistentes pagan. Los demás –funcionarios, académicos, activistas, líderes de opinión—son invitados. De hecho, si uno no es invitado, no puede entrar, aunque quiera pagar. K