Opinión

Morena podría perder su oportunidad en el 2021

Por  Fernando Zepeda

¿Todavía habrá tiempo? La improvisación es evidente. La incapacidad también. Alcaldes y diputados de Morena tuvieron tiempo suficiente para llegar preparados a sus respectivos cargos. A casi un año de que fueron electos (1 de julio de 2018), lo que ha quedado evidenciado es su falta de preparación para dirigir los destinos de un municipio y la operación legislativa. Y tal vez los diputados locales de Morena sean los que han mostrado un poco de avance en su preparación y forma de legislar. Pero aún les falta. Y en el caso de los alcaldes, sencillamente han resultado un fiasco. Todos tuvieron un periodo de gracia de cinco meses a partir de la fecha que ganaron la elección. Y quedó demostrado que no aprovecharon ese tiempo para prepararse. Ni siquiera para elaborar un sencillo, pero al fin, programa de gobierno. Nada. En Mazatlán, el alcalde Luis Guillermo Benítez va de escándalo en escándalo. Carga una losa pesada, producto de la ambición desmedida de poder que está demostrando su pareja con el nepotismo exhibido y los turbios manejos de los dineros públicos. En Culiacán, el alcalde Jesús Estrada Ferreiro tiene completamente descuidada la ciudad capital. Y regatea a los trabajadores del Ayuntamiento todo tipo de prestaciones. En Ahome, el show del alcalde Guillermo Chapman está convertido en un escándalo permanente y se ha convertido en el peor castigo de los ciudadanos ahomenses, caracterizados como una sociedad próspera y trabajadora. En el Congreso del Estado, la mayoría de Morena de repente da traspiés y pierde en ocasiones lo ganado. Alcaldes y diputados no han entendido que la suerte de Morena va en función de los resultados que ellos den a la sociedad sinaloense. Tal vez aún tengan tiempo.

Nuevo golpe a Cultura. Quienes forman parte de la comunidad cultural de Mazatlán y conocen al maestro Pércival Álvarez, consideran que es una gran pérdida su salida. El maestro Pércival desempeñaba en estos momentos el cargo de director de la Camerata Mazatlán y hasta el trienio pasado era director de la Escuela Superior de Música del Instituto de Cultura. Lo colocan como uno de los principales promotores del semillero de artistas que han sobresalido internacionalmente. El maestro Pércival es una víctima más de la ignominia que llegó al Instituto de Cultura.

Por cierto. La síndica procuradora, Elsa Bojórquez, tiene bajo auditoría al Instituto de Cultura. Se suponía que la revisión terminaría a finales del mes pasado. Pero no ha concluido. Al menos oficialmente no se conoce si terminó y tampoco los resultados que arrojaron. Lo que resulta más que sospechoso es que la directora artística de Cultura, Linda Chang, sobrina de la pareja del alcalde, haya dejado el cargo en plena auditoría. El alcalde Luis Guillermo Benítez confirmó oficialmente ayer que Chang salió de Cultura. Pero lo increíble es que “El Químico” está buscando acomodar a su sobrina política en un cargo de Oficialía Mayor. Claro está, en una área donde se manejen dineros. Una hermana de Chang labora en el DIF municipal, donde sostiene una lucha sorda con su director. Otro tema es la denuncia presentada por la síndica procuradora en contra de los exalcaldes Fernando Pucheta y Joel Bouciéguez ante el supuesto de un faltante de dinero que se destinó para la realización del Tianguis Turístico. El tema lo abordaremos con más datos.