Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Mujeres divinas

GUASAVE

No llega todavía Víctor Espinoza a acomodarse en la silla gerencial del Comité Municipal del PRI, cuando ya está enfrentando el primer conflicto político: el rechazo a Elvira Sánchez al Organismo de Mujeres del PRI.

Y le atinó usted amable lector, se trata de un grupo de conspicuas féminas tricolores que se oponen a lo que califican de grosera imposición producto de una negociación en "lo oscurito", forzada por el frustrado aspirante a la dirigencia del partido local, Feliciano Valle.

En su opinión, la de las mujeres "levantadas en armas", que desde luego las externan en "petit comité" dentro del partido y la organización cuya dirigencia está en disputa se cuenta con elementos con mayores merecimientos y que en verdad realizan trabajo de campo a favor de las causas políticas priistas.

Juran y perjuran las rebeldes que la eventual designación de Elvira Sánchez al OMPRI resulta de la condición que puso Valle López para no hacer "dope", luego que a 24 horas del "destape" del sucesor de Diana Armenta, la presidenta estatal del PRI, Martha Tamayo, le dijo: aquí no hay más que dos sopas y ¡la tuya ya se acabó!

Y por si no lo sabía, quien encabeza la insurreción femenil, por debajo del agua, por supuesto, es la actual dirigente partidista Diana Armenta, que le entorna sus ojitos a la candidatura a la diputación federal.

Precisamente a la cuasiexlíder priista es a quien menos conviene que Elvira Sánchez arribe al OMPRI, no porque vaya a tener capacidad de decisión en los procesos internos, sino simplemente porque, en principio, no comulga con aquella, amén de que guarda otros intereses que no embonan con la ex directora de Sedesol en el trienio de Domingo Ramírez.

Así las cosas trae alborotada y como cabeza de playa del movimiento opositor, a ver si le entiende a la "grilla", a Águeda Valenzuela, líder natural de las mujeres cenecistas poseedora de un importante activismo que busca la Secretaría de Organización con Víctor Espinoza.

Le hacen segunda las regidoras Cindi Solano, Silvia Mascareño y también, aunque de una manera más discreta, su homóloga Marián García de Barreda.

Si van a lograr su propósito, en verdad no estamos en condiciones de asegurarlo, pero por la víspera puede sacar el día. Diana Armenta al lado de la senadora Diva Hadamira Gastélum, que fue la artífice del fracaso de Feliciano Valle, en parte puede colgarse la medalla de haber ganado la carrera por el PRI municipal.

Donde también pueden surgir algunas desaveniencias es a la hora de cambiar al secretario general de la CNOP, pues lo mismo la pretende José Menchaca que Ricardo Beltrán.

Hora entonces de que el flamante líder del priismo guasavense empiece a enseñar sus luces políticas y mediante la conciliación y repartición equitativa de lo que queda del maltratado pastel partidista, conduzca con tersura los cambios que se avecinan.

Omisión.- Una laguna mental, muy propias de la edad, provocó que en la entrega de ayer al comentar los nombres de los posibles aspirantes a la diputación federal, hayamos excluido el de Rosendo Camacho Luque, que jugó por la alcaldía y perdió ante Armando Leyson, apenas el año pasado.

Pero la verdad sea dicha, el actual delegado de la Sedatu, con todo y su derrota, apoyado por las estructuras partidistas, enseñó músculo electoral, al obtener cerca de 50 mil votos, que frente a un político como Leyson, no es un detalle menor.