Opinión

Mujeres en el beisbol

Por  Juan Ángel Ávila

Desde hace mucho tiempo la mujer ha venido tomando los espacios que merecen dentro de la industria del béisbol. En los años cuarenta se tuvo la liga profesional femenil en Estados Unidos. La versión especial de las grandes ligas y que sería mostrada a las nuevas generaciones en la película “A league of their own” un filme que contó con las actuaciones entre otros conocidos de Tom Hanks como el mánager, Madonna y Geena Davis. Este circuito se mantuvo algunos años vivo, sobre todo en la época de la Segunda Guerra Mundial y en la postguerra. Desde 1943 a 1954. El fundador de esta liga fue Phillip Wrigley, dueño del conglomerado de chicles y empresario ligado al beisbol de las Mayores. Una de las estrellas de esta liga era Helen Callaghan, madre de un jugador que vimos en beisbol de MLB y en pelota invernal: Casey Candaele. Llama mi atención que esto pasó en una época donde la mujer casi no tenía voz (muy poco voto), no se limitaba al talento femenino en practicar y recibir un pago por el deporte. Una excelente idea que desgraciadamente no pudo fructificar más. Afortunadamente eso va cambiando día con día.

En el siglo 19, el Colegio Vassar tuvo un equipo de beisbol compuesto solo por damas, esa es la historia más antigua de la relación del beisbol con las mujeres.

En nuestro tiempo las mujeres han logrado generarse espacios dentro de la industria. Hemos visto terapistas, doctoras, ejecutivas y ahora tenemos también ampáyeres, que en México se habían visto en los años de la Anabe. Ha sido a nivel del ampayeo donde una dama ha estado muy cerca de debutar en el mejor beisbol del mundo.

En Estados Unidos como pionera, a la hora de oficiar en un juego está Pam Postema que llegó a trabajar en juegos de pretemporada y en el del salón de la fama, pero nunca tuvo oportunidad en el nivel mayor, el entonces comisionado de MLB, Bart Giammati, le dio esa oportunidad, sin embargo, a la muerte prematura de Giamatti quedó desprotegida y hasta su contrato triple A fue cancelado en una acción terrible e injusta pues tenía mucha calidad.

Después de Postema, Ría Cortesio llegó hasta nivel doble A y trabajar un juego de exhibición pero nada más, no le dieron más oportunidad en el 2007. Creo que desde entonces ha cambiado la historia para las mujeres. En México lo estamos viendo y también en otros lugares donde se les negaba el trabajo dentro de una industria del deporte como esta y todo por su condición de mujeres. Yo pienso que si desean trabajar en el beisbol o en cualquier otro deporte sea en la capacidad que sea se les debe dar la misma posibilidad de ganarse el trabajo que un hombre. Si se tiene calidad, bienvenidas sean.

EL ETERNO ICHIRO

No me sorprende que siga jugando el emblemático japonés. Tampoco que haya regresado a los Marineros, mucho menos que se mantenga en la misma forma física, es gente de gran disciplina. Lo que no veo claro es su rol con Marineros. Si no es titular y estando en liga americana tendrá muy pocos turnos. ¿De figura decorativa? No creo que el quiera eso. Sería de muy poca utilidad.

  • Ruidos del Dugout
  • Beisbol
  • Mujeres