Opinión

Mujeres polémicas

Por  Jorge Luis Lozano

Las síndicas procuradoras se han convertido en un contrapeso de las Administraciones morenistas en Sinaloa. No obstante, su labor de vigilancia y verificación les ha generado también críticas, represión y hasta amenazas por parte de los funcionarios.

Al menos en Sinaloa, esas son las coincidencias que se pueden encontrar en los testimonios de Isela Bojórquez Mascareño, Olivia Santibáñez Domínguez y Angelina Valenzuela.

Ésta última cuenta con guardaespaldas y está solicitando a la Secretaría de Seguridad Pública en el estado una extensión de la protección que recibe, pues teme por la seguridad de su familia, luego de las supuestas amenazas que ha recibido del alcalde de Ahome, Manuel Guillermo Chapman.

Por su parte, en reciente informe de actividades, Olivia Santibáñez Domínguez denunció la represión que ha tenido que soportar por parte de los funcionarios federales debido a su labor de fiscalización.

Recientemente criticó al alcalde de Escuinapa, Emmett Soto Grave, de opacidad al no acatar la recomendación de trasparentar los supuestos casos de nepotismo al interior del Ayuntamiento. El caso de Isela Bojórquez Mascareño no dista mucho del de sus compañera de funciones.

La relación con el presidente municipal de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, ha sido ríspida y polémica. La funcionaria ha reiterado que el popular Químico Benítez perdió ya el rumbo de su Gobierno dentro de la política de cambio que pretende ejercer la Cuarta Transformación de México.

Lo último que declaró el alcalde sobre la funcionaria es que debe pagar 140 millones de pesos para la indemnización de la empresa Nafta por prolongar, sin permiso del cabildo, un juicio por la clausura de un proyecto de gasolinera.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo