Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Multihomicidio e indignante robo

LOS MOCHIS

Tras una larga espera y sufrimiento por parte de sus familiares, los cuerpos de Reyna Arcelia Beltrán Ibarra y sus hijos Diana, Paola y Osiel arribaron ayer a esta ciudad para ser velados y sepultados.

Una camioneta blanca procedente de Ciudad Juárez, Chihuahua, donde fueron asesinados Reyna Arcelia y sus tres hijos por el padre de los menores, arribó ayer en la mañana a una conocida funeraria de esta ciudad donde ya los esperaban familiares y amigos cercanos.

El cuerpo de ella llegó en un féretro rosa y los de sus hijos en ataúdes de color blanco, los cuales fueron colocados en el área de velación.

El asesinato de la familia, a manos de Osiel Herrera Bustos, conmocionó a la sociedad del vecino estado de Chihuahua y a los sinaloenses, particularmente a los habitantes de Los Mochis.

La forma despiadada en que Osiel supuestamente le arrebató la vida a quien fuera su esposa, Reyna Arcelia y a los tres hijos de ambos, llamó la atención en toda la República y las autoridades de Chihuahua enfocaron las investigaciones en contra de él para que el multihomicidio no quede impune y reciba todo el peso de la ley en caso de demostrarse su responsabilidad.

El multihomicidio de la familia originaria de esta ciudad, ocurrido en el fraccionamiento Jardines de San Pablo, en Ciudad Juárez, es una prueba más de la descomposición social y pérdida de valores que se vive en nuestro país y que prende los focos rojos.

Y en un hecho por demás vergonzoso, indignante, personas sin escrúpulos, saquearon a las pocas horas del multihomicidio, el domicilio donde vivían Reyna Arcelia y sus hijos llevándose computadoras y otros objetos de valor, además de la ropa de los niños, hecho del cual los vecinos no se percataron de forma oportuna.

La duda está en si fueron civiles o elementos de alguna corporación policiaca que acudieron al sitio al reportarse el hallazgo de los cuerpos de las víctimas, lo cual de cualquier forma es por demás indignante, intolerable, y ni este ni mucho menos el homicidios de Reyna Arcelia y sus hijos, deben quedar impunes.