Selecciona tu región
Opinión

Muy mal quedó el líder de los taxistas

EL INGENIO

Por El Ingenio

-

Con el peso del calor encima, lo que ha provocado la revuelta de padres de familia en varias escuelas a lo largo y ancho de Sinaloa, la secretaria de Educación Pública y Cultura en la entidad, Graciela Domínguez, visitó ayer la zona norte, en donde el problema se acentuó. Estuvo en El Fuerte y Ahome, municipios en el que en el sector educativo hay de a montón. Unos atrasados y otros nuevos, pero el más lamentable es que los padres tuvieron que tomar escuelas para exigir solución a la falta de luz por diferentes motivos, uno de ellos es el robo de los cables de energía eléctrica o deficiencias en las subestaciones. El problema se agudizó al regresar los niños de vacaciones, que se emparejó con el ascenso de temperaturas. Ya era insoportable estar en las aulas, por lo que los padres tomaron las escuelas, se manifestaron y se fueron a sus casas a seguir con las clases en línea con la promesa de que los problemas se van a resolver. A ver si es cierto. 

Muy mal quedó el secretario general de la Unión de Trabajadores del Volante en la zona norte de Sinaloa, Rigoberto Rodríguez, en el marco de la asamblea a la que convocó para acordar la fecha de la convocatoria que regirá el proceso de elección de la nueva dirigencia, en la que quiere repetir. En principio, mostró “mal carácter” al correr a los periodistas que llegaron a cubrir la reunión. Es señal de que es alérgico a la transparencia, de lo que lo acusan los disidentes de la organización. Ya en la asamblea, le reclamó a los choferes de taxi que no tenían por qué acelerar a los periodistas. La alegata era inevitable porque esa parece que era la estrategia de “Rigo” para hacerse el indignado y reventar la asamblea bajo el argumento de que no había condiciones para seguirla. Puede que tuviera razón, pero en opinión de muchos él mismo las provocó. Lo hizo para huir por la puerta de atrás. Con eso levantó más la indignación de los disidentes que aseguraron que retomarán las medidas de presión.

Silencio es lo que ha guardado el alcalde de El Fuerte, Gildardo Leyva, tras la queja que interpuso el periodista Marcial Pompa Guillén en su contra por abuso de autoridad y amenazas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Unos dicen que el que calla otorga, pero otros dicen que Leyva no se quiere enganchar en el tema. Por lo pronto,  Pompa Guillén no solo se va a quedar con la queja en la CEDH, sino que va a acudir a la Vicefiscalía del estado para interponer una demanda penal. Y es que está actuando porque no recibió una disculpa de Leyva, que se niega hacerlo. El periodista sostiene que el alcalde lo recibió en su despacho en medio de improperios y acusaciones de corrupción en contra del gremio.  

A ver con qué salen los funcionarios de la Comisión de Honor y Justicia de la Secretaría de Seguridad Pública en el caso de los dos policías acusados de robo de fierro viejo en una patrulla. Hay la percepción de que se ponen de lado de los mandos y policías. Por eso, ya algunos cuando saben que los casos los van a pasar a esa instancia, se desaniman por la desconfianza que existe de que no va a pasar nada. Pero como el alcalde Gerardo Vargas ya fijó postura quizás ahora se sacan la espina. Ver para creer.

Síguenos en