Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Negligencia en inundación de Culiacán

Por: Héctor Ponce

Afectaciones en El Diez, Culiacán, Sinaloa. Foto: El Debate

Afectaciones en El Diez, Culiacán, Sinaloa. Foto: El Debate

Las autoridades de Conagua, Sepyc y Protección Civil simplemente están reprobados por la ineficiente prevención y reacción ante las inundaciones que provocaron las fuertes lluvias en Culiacán.

Conagua no pudo prevenir a tiempo el nivel y fuerza de las lluvias, mientras que la Secretaría de Educación no tuvo criterio y fue irresponsable al no suspender clases, cientos de niños asistieron a escuelas y pusieron en riesgo la vida de estudiantes y familiares.

Protección Civil simplemente no reaccionó, un día antes afirmaban que estaban listos para responder ante desastres naturales y auxiliar a la población, desafortunadamente solo era discurso, un día después las inundaciones los dejaron en evidencia, no están preparados ni listos.

Una verdadera pena fue lo que dieron, los responsables de este desastre, Conagua, Protección civil y Sepyc, deben sentir vergüenza por poner en riesgo a la población y no cumplir su principal objetivo, lo más básico que es salvaguardar a los ciudadanos.

Están reprobados y el gobernador del estado debe tomar acciones, debe destituir a los funcionarios porque no le sirven a su gabinete ni a los sinaloenses.

El saldo es trágico hasta el momento se habla de por lo menos dos personas que perdieron la vida al ser arrastradas por el agua, hay desaparecidos por la fuerte corriente de los arroyos.

Cientos de personas de las colonias Valle Alto, Villas del Río, Villa Fontana y sector norte de Culiacán que fueron de las más afectadas registran pérdida total; el nivel del agua subió más de un metro.

Al final, lo que más indignó a los culiacanenses fue que no hayan suspendido clases, pusieron en riesgo a los estudiantes, regresar por ellos fue un verdadero problema y caos. Un video mostraba cómo el agua arrastraba a una camioneta con dos pequeños estudiantes abordo, mientras los padres los subían al techo del carro, todavía no se conoce si lograron salvarse.

El subsecretario de Educación Pública de Sinaloa salió muy seguro a informar que no se suspenderían clases a pesar de las fuertes lluvias y enormes chubascos en distintas colonias y sectores de Culiacán. Tampoco Protección Civil pudo prevenir el riesgo que sería enviar a los niños a la escuela.

En Culiacán hubo negligencia, un grave error terminó en tragedia, caos y muchas pérdidas. La Conagua, Protección civil y la Secretaría de Educación le fallaron a los culiacanenses. Es claro que debe haber renuncias, cambios y empezar a trabajar para estar prevenidos en atender próximos desastres naturales. Por lo pronto están reprobados.

Ahora lo que viene, instalar centros de acopio y apoyar a los damnificados que se suman a los del norte del estado, no es cosa menor el reto para Sinaloa, se ocupará de la ayuda de todos.

Sinaloa. El gobernador Quirino Ordaz Coppel ha atendido personalmente las zonas de inundación, se le ha visto con el agua hasta las rodillas, hoy tiene enfrente uno de los retos más grandes de su sexenio, levantar Sinaloa después de las fuertes lluvias. Seguramente convocará a los sinaloenses a apoyar, ahora sigue reconstruir los daños, reparar carreteras, ayudar a los damnificados y atender los brotes infecciosos. Habrá mucho trabajo en los albergues.

Por lo pronto los senadores sinaloenses Imelda Castro, Rubén Rocha y Mario Zamora lograron que se aprobara el acuerdo para que se declare zona de emergencia y desastre norte y centro de Sinaloa.

Además, desde el Senado de la República anunciaron que hoy se reunirán con las secretarías de Gobernación y Agricultura para agilizar los trámites para el apoyo a las familias y productores afectados.

Memoria Política. “No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino”, Confucio.