Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Negocio de muchos

NUESTRA OPINIÓN

El robo de vehículo es uno de los delitos que más se cometen en el estado y de los que más afectan a la ciudadanía. El negocio del robo de automóviles involucra desde el ciudadano común, hasta funcionarios de gobierno y puede ser bastante lucrativo.

Hay quienes roban las unidades para venderlas al crimen organizado, quienes las usan para cometer otros ilícitos, o para buscar la manera de hacerlas pasar por autos legales y conservarlos, mientras que otros las desbaratan para venderlos por partes, en talleres o en los yonkes.

También hay un alto consumo de carros robados en las zonas serranas, donde no les importa comprarlas, ya que las usan hasta que se descomponen, como algo desechable, y el precio pagado no es ni la cuarta parte de su valor real.

Del 2009 al 2010 el robo de vehículos en Sinaloa se disparó un 54 por ciento y en los últimos tres años, las denuncias al mes de automotores robados, no han bajado de 600.

Este año es cuando se han empezado a notar una leve disminución en cuanto a la incidencia, pero las autoridades han tenido que implementar acciones más drásticas, como reforzar operativos en la ciudad, en yonkes, hasta reestructurar una de las unidades especializadas en dicho delito.

A pesar de ello y de todos los esfuerzos hechos, pareciera que quienes se dedican al robo de vehículos siempre van un paso delante de las autoridades.

Este fin de semana, en la capital del estado, la Policía Ministerial aseguró una vivienda con dos unidades de alta gama robadas, además de todas las herramientas necesarias para volverlas "legales".

Existe el antecedente de que automotores robados en el estado han sido encontrados en Centroamérica, lo que hace suponer a las autoridades que están tratando con delincuentes bastante organizados que han hecho del robo de vehículos una "empresa" que traspasa fronteras.