Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Ni digas que no

LÍNEAS EXTRAÑAS

Somos mexicanos, a veces sin piso, en casa de renta, abandonados a las decisiones de los que dicen que saben. Prisioneros de un lento INFONAVIT. Acarreados como mulas en una elección política. Empacados en latas de sardinas. Temerosos de un terrible padecimiento llamado cáncer. Desayunados al mediodía. Somos el pop corn de las telenovelas vespertinas. Fanáticos de una gran actriz llamada Laura Bozo. Correteamos un balón de futbol. Somos el café de muchas cenas donde no hay qué cenar. Nos alegra la desgracia ajena: Si no es para mí, que no sea para nadie, decimos. Adictos a los amuletos, a los celulares con cámara, y a una caja idiota que encendemos para que nos anuncie un canal lleno de "estrellas". Amantes del Google, del chat y de un Facebook que te incita a escudriñar vidas ajenas, a fingir que eres feliz y que siempre estás de fiesta. Somos no tan vírgenes, porque eso ya no se usa, y perversos, en mucha cantidad. Alegres por tener dos Miss Universo. Cargamos el sueño aún inalcanzable de ver nuestra Selección Mexicana levantando una copa mundial. Somos los admiradores eternos del premio mayor de la Lotería Nacional. Somos inocentes y culpables. Defensores de nuestros propios intereses mas nunca de verdadera ideología política, estamos con los que nos dan. Soy mexicano y al igual que tú, alguna vez me hice un "peinado" mientras tenía la cabeza llena de champú; he usado un palo de escoba para sostener el cofre del coche y he usado chicles para pegar papel; a mi edad, me sigo preguntando en qué oficina de qué funcionario público quedó guardada la práctica de la frase "por amor al pueblo". Si me preguntaran por mi madre, diría que ella también es mexicana y que llega tarde a donde la invitan temprano. ¿Te das cuenta? Mayormente así nos comportamos, con más defectos que virtudes, pero orgullosamente mexicanos. Hasta el miércoles.

[email protected]