Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Ni finales motivan en PR

MI PUNTO DE VISTA

Desde hace muchos años la Liga Puertorriqueña de Beisbol viene registrando bajos porcentajes de asistencia en sus estadios.

Los elevados costos de operación, la ausencia de grandes estrellas y el retiro en masas de sus fanáticos la han puesto en peligro de extinción. Sus directivos revelan que trabajan con números rojos, y la falta de liquidez al menos ya provocó la salida de algunos equipos.

Me tocó presenciar algunos partidos del calendario regular a través de la pantalla chica, con estadios completamente solos. En algún momento pensé que se trataba de la casa de los Mayos de Navojoa.

En la Mexicana del Pacífico a algunas plazas les motiva más la postemporada que el rol normal. Navojoa ha sido una de ellas, cuando menos en estos dos play off, en donde se enfrentaron a Los Mochis y Mexicali.

Pero volviendo a Puerto Rico, hasta en series del Caribe se ha perdido ese fervor por el rey de los deportes, excepto en sus confrontaciones contra República Dominicana, con quienes existe una tremenda rivalidad. Me tocó vivir esa experiencia en el 2007, cuando fueron anfitriones del clásico latinoamericano en la ciudad de Carolina.

El equipo local, ya eliminado, se midió a Dominicana, que la noche anterior había asegurado el título. El partido era de mero trámite, pero provocó una entrada tirándole a sobre cupo.

Actualmente en la isla se disputa la serie final entre los Criollos de Caguas e Indios de Mayagüez, pero la contienda titular no logró despertar esa pasión de antaño que se reflejaba en entradas de pánico.

Números. En el primer choque de la serie, disputado en el estadio Ildefonso Sola, de acuerdo a los reportes ingresaron al inmueble 4 mil 250 aficionados, cuando su capacidad es de aproximadamente 12 mil personas, es decir, apenas la tercera parte.

En el segundo partido, celebrado en el Isidoro García, la asistencia aumentó a 5 mil 237, mientras que en el tercero, de nuevo en el Sola, creció a 4 mil 500, cifras que desde la óptica administrativa siguen siendo paupérrimas, por lo que significa una final.

En cambio, en Venezuela el primer duelo de campeonato entre los Caribes y Navegantes del Magallanes convocó a 14 mil 277 aficionados.

Curiosamente en la final de Dominicana no se está registrando esa estadística durante la serie que los Tigres de Licey dominan sobre los Leones del Escogido, ambos equipos de la capital Santo Domingo.

Aquí en la Mex-Pac es otro rollo, al grado de que sumando la asistencia en los dos choques disputados en la casa de los Naranjeros, suman más que los de Puerto Rico y Venezuela juntos, aunque obliga a la duda por el hecho de que en cada uno de esos duelos el registro fue exactamente de 16 mil.

O al anotador no le pasaron la cifra exacta, o decidió registrar una cantidad basándose en la capacidad del estadio "Sonora".

Seguramente anoche en Navojoa, al reanudarse la serie final, el estadio debió haber resultado insuficiente, pues a esa ciudad regresó una contienda titular después de 14 años.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas, hoy sólo Él sabe si podré hacerlo de nuevo.