Opinión

Ni inocuas ni pasajeras

SAPIENZA
Avatar del

Por: EMMANUEL

Las enseñanzas de la Nueva Era ni son inocuas ni son pasajeras. Se han infiltrado de manera sutil como algo inofensivo, que está lejos de serlo. Porque la Nueva Era tiene como fin instituir una religión mundial que aglutine a cuantos pueda y elimine a quienes no comprenden que, de acuerdo a sus preceptos, todo es uno y todo es Dios. Hablan de un futuro apocalíptico para aquellas personas menos evolucionadas que será necesario eliminar por no comulgar con la Nueva Era. Muchos se han inmiscuido en esta secta; algunos lo ven como una moda pasajera. Otros saben del alcance de su influencia. Por lo tanto, no es de sorprender que muchas personas inmiscuidas en la Nueva Era en diversos lugares del mundo sean maestros, legisladores, sicólogos educacionales, y ocupen puestos en los que su influencia pueda ser mayor. Sin ser una manifestación completamente abierta, la pugna de la Nueva Era por implementar sus conceptos es con aquellos grupos que se oponen a la eliminación de las pautas que han regido el comportamiento de la sociedad. La pugna no se da abiertamente entre unos y otros grupos, sino con respecto a los contenidos de la educación. En otros países, desde hace años se han excluido de los libros de texto los valores familiares tradicionales, la religión y las posturas políticas conservadoras (para dar paso a la liberalidad y el libertinaje). Al excluirlos se enseña insidiosamente que no tienen importancia. La filosofía con falta de valores morales que impregna las escuelas tiene un alto impacto en la sociedad. Bien lo dijo Abraham Lincoln: "La filosofía de la educación en una generación será la filosofía del gobierno en la próxima." Y si lo que se enseña es que debido al karma malo la gente está sufriendo merecidamente calamidades por lo que hizo en vidas pasadas (entonces, ¿por qué ayudarles?), si se crea en los estudiantes una falsa confianza en ellos mismos haciéndoles creer que son un dios, si se les enseña que tendrán otras vidas, no es de extrañar que actúen para el aquí y el ahora, aunque ello signifique atropellar los derechos de otros. Ya habrá oportunidad de componerlo en otra vida, pero olvidan el castigo eterno. La mayoría no comprenderá los fines de la Nueva Era, pero la jerarquía tiene un plan bien definido para llevarlos a cabo.