Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Nido de "madrinas"

LOS MOCHIS

Un matrimonio residente de Estados Unidos, pero con raíces en el campo pesquero El Colorado, fue despojado de su camioneta y todas sus pertenencias por supuestamente agentes de la Procuraduría General de la República que operan un retén en el Valle del Carrizo.

Los hechos ocurrieron ayer, en la madrugada, sobre la carretera Internacional, una vez que el matrimonio pasó el retén, ubicado entre el ejido Guillermo Chávez Talamantes y el ejido Carranza, en esa región agrícola, y en donde fueron revisados sin ningún problema.

El problema fue después de que los dejaron ir para llegar a visitar a sus familiares en el campo pesquero antes mencionados, ya que kilómetros adelante fueron interceptados por cuatro presuntos federales que viajaban en un automóvil Corsica, con códigos de la Policía Federal.

Ahí, estos se apoderaron de la camioneta Nissan Frontier, se bajaron de la carretera cerca del Cerro Prieto y en un paraje bajaron a la pareja, en donde los amagaron con armas largas. Luego los dejaron ir y los supuestos federales se retiraron del lugar.

Un civil ayudó al matrimonio.

Más tarde, ayudado por sus familiares, la pareja denunció los hechos a elementos de la Policía Federal de Proximidad Social y de la Policía Municipal, pero la unidad y sus pertenencias no fueron recuperadas.

¿Porqué el matrimonio acusa que son agentes de la PGR los responsables de los hechos?. Muy simple: el auto en el que los interceptaron estaba en el retén de la institución en donde fueron revisados. O sea, los dejaron pasar para atracarlos.

Es más probable que los autores del atraco no sean agentes de la PGR, sino madrinas que "trabajan" en el retén y que hacen "el trabajo sucio" contra todo aquel que pasa de norte a sur y de sur a norte. Es tanta la voracidad que agarran parejo.

Por eso, cuando a las víctimas se les ponen las fotos de los efectivos de la institución para que los reconozcan, pues no lo hacen porque ellos no actúan directamente.

Así, el retén, no de ahora sino de siempre, está convertido en un nido de delincuentes.