Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Niños

EDUCACIÓN, HOY

Para ser felices, los niños no necesitan de muchos recursos materiales. Muy dentro de ellos saben que lo interesante es el juego y no el juguete y también en el fondo de su ser están seguros de que su mundo es, además de real, el único posible; por eso es una maravilla disfrutar de la niñez. Estar rodeado de niños y observarlos ablanda a cualquiera. Contagiarse con las gracias, berrinches, llantos o enojos de un niño en particular provoca en el adulto una sensación de nostalgia, inadvertida y cancelada después, porque desde esta plataforma ya no es permitido comportarse genuina y naturalmente humano en toda la extensión de la palabra. Es comprensible que por momentos se añoren los juegos y diversiones de la época más temprana de la vida porque en ella se cubrieron los espacios más sensibles de toda persona independientemente de su condición social, origen biológico o status económico. La niñez deja marcas imborrables. El sentido de la amistad; el valor de la lealtad; el respeto y sobre todo el cariño al núcleo familiar son algunas de las huellas que si no se atienden en su momento, a la larga serán cicatrices; por eso es muy sabio el que todos promovamos el respeto o atención y cuidado a esa etapa de la vida humana en que cualquier problema se puede resolver o cualesquier sueño se puede conseguir sin esfuerzo y sin necesidad de hacer la odiosa tarea escolar. Históricamente, abril es el mes del niño y se destinan muchos mensajes para enaltecerlos y valorarlos en su justa medida desde la óptica del mundo adulto; los otros once meses no hace falta que nosotros se los dediquemos pues ellos se encargan de disfrutarlos sin nuestra autorización o conocimiento. Esa es la magia de la niñez… ser capaces de vivir atascados de vida sin necesidad de comprender las complejidades o ideas de los adultos. Como educadores nos corresponde solo el no estorbarles; no interrumpirlos, no desviarlos ni quitarles el sagrado derecho que tienen de disfrutar su edad… esa edad que muchos de nosotros seguimos evocando. VALE.

[email protected]