Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

No darles oportunidad

LOS MOCHIS

Los delincuentes ven la Semana Santa como una oportunidad para cometer sus ilícitos en la ciudad, aprovechando que la mayor parte de los elementos de los cuerpos de seguridad se concentran en los centros recreativos para velar por la integridad de los vacacionistas.

En Ahome, como en otros municipios de Sinaloa, el objetivo principal de los cuerpos policiales y de emergencia es lograr un saldo blanco en Semana Santa 2014; es decir, que no haya muertos en la zona de influencia de las playas, ríos, albercas, centros ceremoniales, carreteras, etc.

Por eso, es mínima la fuerza policial que se queda en Los Mochis, lo que es aprovechado por los delincuentes para perpetrar los delitos, principalmente robos domiciliarios, a comercios, de vehículos, entre otros. Sin vigilancia suficiente para prevenir los delitos, es más fácil para los hampones cometer sus fechorías.

Por ejemplo, el ladrón actúa a sus "anchas" cuando una casa queda sola y sus moradores no tomaron las medidas preventivas. Las medidas de dejar el foco encendido, la televisión funcionando, entre otras, ya pasaron de moda. Ahora, por el contrario, facilita el hurto a los ladrones. Lo más indicado es que uno de la familia o algún familiar o persona de confianza se sacrifique quedándose en el domicilio. Ya saldrá otro día. Asimismo, la colaboración de los vecinos es indispensable, ya que si reportan a los policías a un individuo merodeando algún domicilio, cuya familia salió a algún punto vacacional, se estaría evitando un posible robo domiciliario.

Si bien es cierto que de 2012 al 2013 los delitos de robo domiciliarios, a comercios, de vehículos, han descendido, los ciudadanos y los policías no deben de bajar la guardia para preservar el patrimonio familiar.

No se quieren ver escenas en que familias que salieron a descansar y disfrutar en estos días santos, al regresar a sus casas experimenten la angustia e impotencia tras percatarse que fueron víctima de los ladrones domiciliarios.