Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

No faltará agua

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

La temporada de lluvias del año anterior, además de la humedad que dejaron las perturbaciones ciclónicas, han permitido que los mantos freáticos en Sinaloa se mantengan en nivel aceptable en beneficio de municipios serranos que hasta hoy, en su mayoría, no padecen problemas para el consumo humano de agua.

En función de eso, ha sido que hasta este mes los ayuntamientos han planteado apoyos para suministrar el vital líquido a 12 municipios, cuando en temporadas pasadas la sequía se hacía presente desde enero.

Para la Comisión Nacional del Agua, el agua del subsuelo en muchos poblados está permitiendo su abastecimiento sin problemas, como regularmente ocurría desde muy temprano.

De hecho la Conagua está participando con 30 pipas para resolver la falta de agua para consumo doméstico en los municipios de El Fuerte, Choix, Sinaloa, Culiacán en su zona alta, Mocorito, Concordia, Escuinapa y Cosalá, entre otros, apoyo que se empezó a dar hasta este mes, mientras que el resto de municipios satisfacen sus propias necesidades extrayendo el líquido de los mantos freáticos.

Por otro lado, los pronósticos de lluvias para el próximo ciclo de lluvias, aun cuando no están proyectados de manera extraordinaria, los técnicos de la Conagua consideran que estarán dentro del rango normal, pero que de algún modo ayudará a elevar el cargado del agua del subsuelo y, por lo tanto, hará que el periodo de sequía en Sinaloa se retrase unos meses, como ha sucedido en la pasada.

Otro de los factores benéficos que deja el hecho de que los mantos freáticos no se hayan agotado rápido y se mantengan a un buen nivel para su extracción, será que los productores temporaleros tendrán unas buenas reservas para sus cultivos, las que habrán de fortalecerse al llegar la nueva temporada de lluvias.

Halagador es también para las autoridades de la Comisión Nacional del Agua, que cuando se está a punto de cerrar la extracción de las presas de Sinaloa, que sus niveles de almacenamiento conserven un promedio del 25 por ciento de su capacidad.