Opinión

No hacen caso

LOS MOCHIS

Por: Redacción

Bajo el pretexto del combate a la delincuencia, los agentes de la Policía Municipal de Ahome siguen cometiendo abusos contra los ciudadanos porque sus excesos quedan en la impunidad.

De hecho, las arbitrariedades son solapadas y, por ende, alentadas por los mandos superiores que son proclives a la violación de los derechos humanos.

La visitadora regional de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Aracely Sepúlveda Sauceda, confesó que no hacen caso a las recomendaciones de sanciones en contra de elementos preventivos que incurren en faltas.

En lo que va del año, se han registrado 42 quejas contra elementos municipales acusados de maltrato, amenazas y cateos domiciliarios sin orden judicial. De esos casos ya se han hecho siete recomendaciones al alcalde Arturo Duarte García, pero todo sigue igual en la corporación policiaca, en donde se desdeñan las denuncias. "Son pocas y no son por actos graves", respondió el director general de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, Gerardo Amarillas, sobre las quejas formales que existen contra los policías.

Con ese criterio, para el jefe policiaco el hecho de que policías allanen un domicilio, agredan a sus moradores, entre otras violaciones, es cosa sin mayor importancia. Así, se creen dueños de la voluntad de los ahomenses al gobernar con el terror. Combaten el delito con el delito.

En ese sentido, el discurso de un gobierno democrático, que respeta las garantías individuales, queda en eso, en puras palabras.

La sociedad va a reconocer plenamente al gobierno municipal y su brazo armado cuando combatan a la delincuencia con efectividad, pero no en nombre de eso van "a agarrar aire en la cabeza" para atropellar a los ciudadanos, mucho menos a los que no tienen nada que ver con el crimen.