Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

No hay quién los frene

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN

Otro hogar se enlutece por la imprudencia de un chofer del transporte urbano, este quiso ganarle el paso al tren y expuso la vida de sus pasajeros, lamentablemente una vendedora de jugos que se encontraba en el lugar falleció. Pareciera que no hay nadie a quién se responsabilice por dicho hecho. En cuántas ocasiones no se ha tomado el debate sobre la forma de conducir de la mayoría de estos conductores y sólo las autoridades correspondientes alzan la voz cuando una tragedia sucede. Pareciera que no hay nadie que los frene, que no existiera ley para ellos y los oídos de las autoridades se vuelven sordos cuando este tipo de tragedias suceden. Son las mismas autoridades las que hacen que el tema muera sin que se lleguen a acuerdos para establecer compromisos sobre la calidad de servicio del transporte urbano. Para el gobernador de Sinaloa, detener al chofer del camión no es una solución al problema que se padece en el transporte público, entonces cómo pretende Malova parar tantos accidentes viales donde participan camiones urbanos. Qué necesita pasar para que en verdad frenen este tipo de hechos; para ellos no es suficiente que personas mueran a causa de la imprudencia del conductor. Por qué los usuarios sí aceptamos tarifas que ellos estipulan, por qué sí aceptamos maltrato al abordar un camión o por qué estudiantes son víctimas de la prepotencia de los choferes, por qué pagan por un descuento al que tienen derecho, ¿qué está sucediendo?, por qué se empeñan las autoridades en apoyar a los concesionarios y no a la sociedad. Hace meses una estudiante falleció porque el conductor de la unidad donde viajaba avanzó antes de que ella se bajará del camión, hoy, dos niños se quedan sin el amor de su madre y eso a las autoridades pareciera no importarles.