Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

No jalen, descobijan

¿Sorpresa? Oceanografía, contratista de Pemex, es acusada de fraude al City Bank; súbitamente los medios, electrónicos y escritos, se saturan de artículos, comentarios, análisis al respecto.

Reaccionan los diputados y preocupados hacen comparecer al director de Pemex, al procurador. Pero resulta que la única novedad que desata tanta agitación, es que la denuncia viene de EU. Aquí todo se sabía, en la docena panista, se multiplicaron las denuncias públicas por vinculación corrupta en Oceanografía de la familia Fox-Sahagún, y del sobrino de su exsecretario de Hacienda, Gil Díaz, hábil en solucionar problemas fiscales. El consentimiento a Oceanografía continuó con Calderón, Mouriños, Navas. Constantes señalamientos de la ASF ante la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados, sin que esta hiciera nada. Que se investigue, clama Fox, el señalado; el procurador, compareciente, primero dice que el fraude es entre particulares, para después verse obligado a reconocer el problema en Pemex, pero acota, la investigación será larga y compleja; mucho está reservado, dijo el otro compareciente, Lozoya, director de Pemex. "Hasta las últimas consecuencias", sentencian, ¿será?

¿Procederá a fondo el PRI? PAN y PRI gobernaron juntos, juntos hicieron la reforma energética de Calderón, con el PRD, el texto final fue del senador Beltrones; tuvo ese trío, "consejeros independientes" al mando de Pemex y juntos cocinaron la ilegal reforma energética de Peña Nieto. Encontrar quién entregó la grotesca cantidad de contratos a Oceanografía es fácil, de ser real la investigación, aparecerán contratos de traficantes de influencias, pluripartidistas. Ya imputaron, de entrada, al exsubdirector de Pemex-Exploración, Ávila Lizárraga candidato perdidoso del PAN al gobierno de Campeche, compensado estratégicamente con esa generosa Subdirección de Pemex. Obviamente obedeció a intereses vinculados a la Presidencia de la República mouriño-panista. El nuevo "Pacto" en el Senado, presuroso, constituyó a su vez una Comisión Investigadora, integrada por representantes de los comprometidos. Barbosa, PRD, alardeó, "citarán a Calderón", Gamboa corrige, "No, es un expresidente" y el PAN amenazó con no apoyar las leyes secundarias energéticas, defendiendo a su vez a Calderón: investigación sin linchamientos, ni culpables donde no los hay. No jalen, que descobijan.

En las contadas exposiciones, logradas en medios y en el debate en el Senado, afirmamos que dos motores impulsaron la reforma energética: el sometimiento a EU para el regreso de sus transnacionales y la corrupción oficial en el sector, con ex uncionarios de PRI y PAN introducidos en el negocio energético a través de contratos y asociados con intereses norteamericanos, listos para repartirse la privatización del principal recurso nacional, el tradicional botín de las élites entrenadas en secretarías y direcciones para su autoservicio. No es Oceanografía, es todo el sector. Antes de la reforma energética presentamos un catálogo de corrupciones y conflictos de intereses en Pemex: compra ruinosa de acciones de la española Repsol, sin facultades por el director de Pemex; vil entrega de enormes complejos petroquímicos a particulares: Cangrejera, Pajaritos y Escolín; gasoducto los Ramones, 40 mil millones de pesos para empresas amigas; contratos corruptos en Chicontepec; casos de explotación sesgada de Burgos; Pemex Internacional con tesorería paralela incontrolada; remate de equipos de perforación; exsecretaria de energía Kessel favorecedora de Iberdrola, hoy su empleada; OHL de México, conflictos de intereses; ADT Petroservicios, sobornos; 18 casos en las auditorías de la ASF.

Tampoco la corrupción se limita a energía, es el principal problema del país, se encuentra en todos lados, no sólo en el narcotráfico, lavado de dinero, en el crimen organizado, la trata de personas, imbricados autoridades y criminales, está en las obras públicas, contratos, permisos, compras del sector público, la corrupción está en el poder.

[email protected]