Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

No pagan

LOS MOCHIS

Los trabajadores de la mega obra del gasoducto en El Fuerte protestaron porque la empresa contratista Saipem no les paga su salario en tiempo y forma. De hecho, ayer tenían cuatro semanas sin recibir su sueldo y explotaron en virtud de que los encargados de la empresa les prometieron que se les pagaría todo, pero sólo les dieron una parte.

El acuerdo que habían tenido era el pago total del salario atrasado.

Ante el incumplimiento de la parte patronal, los empleados mostraron su inconformidad, ya que no se les está valorando su esfuerzo y regateando su pago. La postura de la empresa la tomaron como una burla.

En esas condiciones, los trabajadores no le están cumpliendo a sus familias con llevarles el sustento. Batallan para obtener el alimento diario.

Así, los trabajadores no abandonan su centro laboral pero se declararon "bajo protesta" porque cada vez las condiciones son más precarias.

El ánimo se les vino abajo. En un principio, los pagos eran puntuales de mil 500 a 3 mil pesos a la semana, según el puesto de trabajo.

Sin embargo, en forma repentina se les empezó a retrasar hasta llegar a la actual situación que amenaza con salirse de control. Es decir, los empleados están dispuestos a parar labores.

En realidad, es inexplicable que a los trabajadores de la mega obra se le retenga la prestación salarial por la empresa que ganó la licitación millonaria del gasoducto, cacaraqueado por todo mundo que vendrá a ser el detonante del desarrollo de la región.

¿Esa es la política de la empresa? ¿O es un problema generado por los encargados de la empresa a nivel local?. ¿Qué es lo que realmente está pasando?

A esas preguntas quieren respuesta los trabajadores porque si siguen igual no van a llegar a ningún lado.

Además, aquí se requiere la intervención de las autoridades federales y estatales para que el personal tenga un trato digno por participar en la construcción de la importante obra.