Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿No que no?

ITINERARIO POLÍTICO

¿Dónde quedaron los millones de ciudadanos que dizque saldrían a la calle a protestar contra la reforma petrolera?

El 5 de diciembre de 2013 aquí dijimos que la reforma constitucional en materia energética —que se discutía en el Congreso, "pasaría caminando" la prueba de fuego que plantearon las izquierdas partidistas.

Entonces parafraseamos la hipótesis de que habría reforma constitucional en materia energética, con la facilidad con la que Lavolpe llevó a la Selección Mexicana al Mundial Alemania 2006, en donde el equipo mexicano "pasó caminando".

Era importante la comparación porque en esos meses de finales de 2013 —y durante años previos—, el conjunto de las izquierdas amenazaron con el "petate del muerto" de que si alguien se atrevía a tocar el petróleo, la sociedad saldría masivamente a las calles para impedir la privatización. Asistiríamos a uno de los peores conflictos sociales de la historia.

Como todos saben, en las últimas semanas de ese 2013 se aprobó la reforma constitucional en materia energética y —contra todos los augurios—, no se produjo la movilización masiva de ciudadanos contra la perversa privatización petrolera, tampoco la gente llenó el zócalo para rechazar "el robo del siglo" y menos para sancionar a los "perversos" legisladores que hipotecaron a la patria.

Bueno, en el extremo de las casualidades, el motor de las protestas contra "el robo del siglo", sufrió un inoportuno infarto que hizo ver como grotesca gracejada la rebelión petrolera. Al final, la reforma constitucional en materia energética "pasó caminando", a pesar de que menudearon los insultos y descalificaciones por cometer el pecado de decir lo políticamente incorrecto; que las izquierdas engañaban a los ciudadanos con un discurso que ya nadie cree.

¿Dónde quedaron los millones de ciudadanos que dizque saldrían a la calle a protestar contra la reforma petrolera? Una patraña más de los jefes de las izquierdas, sean del PRD, PT, MC y la Morena en construcción. ¿Qué pasó, por qué se mostraron como partidos domesticados por el PRI?

Volvimos al tema el 30 de abril de 2014. El Itinerario Político de entonces insistía: "¡Pasarán Caminando!". Ahora nos referíamos "a las leyes que reglamentarán el conjunto de reformas constitucionales aprobadas por el Congreso mexicano en 2013; en especial la político electoral, de telecomunicaciones y la energética". También volvieron el insulto y la descalificación. ¿Y por qué insistíamos en que esas leyes pasarían caminando?

Porque más allá de que el PRI y sus aliados habían anunciado que harían todo lo necesario para alcanzar el consenso entre el mayor número de fuerzas políticas, lo cierto es que también los adversarios del PRI sabían que el tricolor y un puñado de aliados sumaban los votos necesarios para hacer valer su mayoría.

Dicho de otro modo, que si no se destruyó el país por las reformas constitucionales —que son las verdaderamente complejas—, menos temblaría en su centro la tierra por las reglamentarias. Esa realidad la conocían el PRD, el PAN y el resto de partidos políticos. Por eso todos los opositores al PRI recurrieron al grotesco pataleo y al juego de las sillas. Que si hoy se levantan de la mesa y mañana también...

Pasaron "caminando" las reformas político electoral y la muy compleja de telecomunicaciones. Y en cuestión de días serán aprobadas —también "caminando"—, una veintena de leyes energéticas, en medio de la gritería del PRD que llevará la bandera de la lucha contra la privatización del petróleo hasta las elecciones del 2018, y del silencio cómplice de Los PRIetos de AMLO.

Y es que a pesar del maniqueísmo que con frecuencia emplean todos los partidos, lo cierto es que la prueba del ácido de la democracia no es el llamado consenso, sino la mayoría. Dicho de otro modo; si hoy el PRI y sus aliados deciden aprobar juntos las leyes energéticas, sin tomar en cuenta al PAN y el PRD, lo pueden hacer sin violentar ninguna ley, ningún principio político y menos democrático.

¿Por qué, entonces, el PRI no recurrió al "mayoriteo" frente al PAN y PRD en las leyes energéticas? La respuesta se llama "prudencia política". Y esa "prudencia" es pariente de ingredientes fundamentales en política, como la legitimación y el consenso. Es decir, que el PRI y el gobierno de Peña Nieto actúan con prudencia política a partir de que el Pacto por México fue un gran acuerdo que surgió precisamente de la buena voluntad y que tiene en el consenso su principal virtud.

Por lo pronto, está por terminar la etapa de las grandes reformas; etapa impensable hace dos años. Sigue la evaluación para que las reformas no resulten un fracaso. ¿No que no pasarían caminando? Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx