Opinión

No quieren la reelección

IDEAS PARA EL CAMBIO

Por  Aarón Sánchez

¿Qué presidente municipal o diputado local realmente está trabajando para lograr su reelección?

Por ahora nadie se acuerda que la Ley Electoral fue reformada y es posible que un alcalde o un legislador, que hoy está en funciones, puede volver a postularse como candidato para repetir en el cargo. Es decir, tiene la opción de nuevamente pedir el voto.

Sin embargo, los actuales gobiernos municipales ya cumplieron 100 días en el cargo y aún no hay avances. Muy poco tienen que informar. Las ciudades están sucias y deterioradas. La ciudadanía se queja por la deficiencia o falta de servicios públicos. Los alcaldes ya tienen muy desgastado el viejo truco de echarle la culpa de todo al Gobierno anterior.

De los 18 alcaldes que están en el cargo, quizá tan solo cuatro de ellos estarían en posibilidad de ser reelectos. Se trata de aquellos que prefirieron ya no quejarse ni voltear hacia atrás, y se pusieron a trabajar para construir un mejor futuro para sus comunidades. Se trata de los gobernantes de Angostura, El Fuerte, Mazatlán y Navolato. No hay más.

Pero los diputados tampoco han hecho bien las cosas. El Congreso del Estado se ha convertido en espacio para todo tipo de escándalos. A su interior existe una actitud de confrontación permanente. No hay disposición para legislar en serio, ni para convertir al Legislativo en promotor del progreso social y del desarrollo regional. El Congreso está siendo poco útil.

Existen cuatro criterios para evaluar si un diputado local merece ser reelecto: el trabajo legislativo realizado, su actividad en las comisiones del Congreso, la gestión social en favor de la población y su participación con los sectores productivos para la solución de sus problemas. Pocos cumplen.

Por eso, muy pocos se atreverían a presentarse a la reelección.

Los partidos políticos que postularon a presidentes municipales y legisladores están deshechos.

Unos se consumen en conflictos internos. Otros aún no se recuperan de la derrota. Algunos más están desmantelados y buscan no desaparecer. Ningún partido respalda a sus Gobiernos municipales o legisladores. Al contrario, les exigen que el apoyo sea a la inversa.

Gran parte de alcaldes y diputados aspirarán a ser ratificados en el cargo. Pero la mayoría ni siquiera ha empezado a construir la base social y política que necesitarán. Además de la decisión de su partido, también deben contar con respaldo ciudadano. Y al momento de la verdad, la mejor carta de presentación será el buen desempeño en el cargo que hoy tienen.

Se argumenta que falta mucho para la siguiente elección. Pero quienes participan en política ahora están obligados a estar en campaña permanente. Cada día hay que generar resultados. Pero tal parece que no quieren la reelección. Hasta ahora ni alcaldes ni diputados han logrado superar la parálisis en Ayuntamientos y Poder Legislativo. Hoy no están ganando votos, sino un creciente rechazo social.