Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

No todos son altruistas

MI PUNTO DE VISTA

Amigos, el próximo viernes habrá en Culiacán una función boxística profesional para una noble causa.

En dicha velada me llaman la atención dos cosas: que se realizará en un teatro —el Museo Interactivo de Adicciones (MIA)—, y que todo mundo habrá de poner su granito de arena —incluyendo los pugilistas—, excepto la Comisión de Box y Lucha Libre.

La fundación Yo, Un Millón de Amigos, que ayuda a personas con todo tipo de problemas de salud, se está echando a cuestas este difícil paquete, cuya tarea se vuelve un poco menos pesada para dicho organismo gracias al apoyo del promotor Carlos Monzón, un hombre con gran experiencia en el manejo de este tipo de veladas.

Los boxeadores han aceptado pelear por una módica cantidad. Digamos que apenas para costear los curitas que puedan cubrir las heridas, si es que resultan tales.

El Ayuntamiento de Culiacán los ha eximido de todos los impuestos y ha facilitado el trámite de permisos adherentes al evento. Esto habla muy bien del alcalde Sergio Torres por apoyar no solamente al boxeo, sino también acciones altruistas.

Pero donde la puerca tuerce el rabo, es en los honorarios de la comisión de box y el cobro por concepto de licencias a quienes vayan a formar parte de la cartelera, según me dicen miembros del consejo de esa fundación. Por cada licencia, con vigencia de un año, la Comisión cobra 250 pesos. Es decir, que los pugilistas tendrán que pagar por pelear.

La Comisión, "contribuyendo y haciendo el gran favor", baja sus honorarios de 8 mil a 5 mil pesos por la sanción, que incluye 200 pesos por persona —son 20 elementos— cuando están acostumbrados a devengar un sueldo de 400 pesos, y mil por concepto de llamadas (uufff) telefónicas y papelería (recontra ufff).

¿Acaso una causa tan noble no les toca el corazón?

Tal vez no quieren renunciar a ese cobro por la participación de Carlos Monzón, pensando la Comisión que la Fundación resulte sólo un presta nombres para que el excomandante de tránsito pueda actuar sin esos obstáculos que le ha puesto el organismo boxístico, quien lo obligó a buscar otros horizontes por considerar excesiva la tarifa por función.

Piden cambio. Y cada vez que surge este asunto, se vuelve recurrente un reclamo generalizado y silencioso de muchos meses por parte de los mánager, que quieren ver a otras personas dirigiendo la Comisión de Box. Pero al mismo tiempo temen hacerlo público, por las represalias que pueda arrojar la rebelión.

Algunos mánager me comentaban ayer que buscan acercarse con el alcalde Sergio Torres para replantearle y solicitarle la necesidad del cambio de estafeta y renovación de dicho colegiado.

Pero lo que no saben, es que el grupo ya se les adelantó, que presentaron entre cinco y seis cartas de referencia al Ayuntamiento, donde los avalan para continuar al frente. Yo en lo personal no dudo de la capacidad de todos ellos. Son personas que conocen del oficio, muy capacitadas, pero existen cosas que hacen ruido y que despierta inquietudes.

También tengo entendido, que Torres puso el caso en manos de Jorge Casanova, el nuevo Director de Deportes del Municipio, pero quien hasta el momento no ha movido un solo dedo.

Los mánager —quiero pensar que todos comulgan con esa idea— quieren a otras personas al frente. Pero no veo la necesidad, cuando la solución es muy simple: sentarse ambas partes, dialogar y tomar acuerdos que sean de interés y ayuda mutua por el bien del boxeo.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo Él sabe si podré hacerlo de nuevo.