Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

No­Santana

SURREALISMO CRUDO

"Para muchos el gran error de Javier Isaac Medina Núñez, mejor conocido como Javier Batiz, fue el haber nacido en México, porque indiscutiblemente su popularidad hubiese sido mucho mayor y anterior a la del mismo Carlos Santana, si su carrera la hubiera desarrollado en Estados Unidos". Así comienza la biografía que aparece en la web oficial de un guitarrista tijuanense, uno que en sus años de juventud se topó con un colega de Jalisco que aún no era leyenda. A veces, los encuentros entre dos personas que tocan el mismo instrumento pueden resultar en experiencias muy enriquecedoras para ambas partes. Se dice que todo lo que Santana pudo haber tomado del blues eléctrico que tocaba gente como Muddy Waters y John Lee Hooker, lo aprendió gracias a su amistad con Batiz. Después cruzó la frontera, y supo utilizar esas influencias para crear un sonido propio que al paso de los años terminó por convertirse en una marca registrada que genera miles de dólares y algunos Grammys colaterales. Javier Batiz, por su parte, se quedó a tocar en México, y se ha mantenido en ello el tiempo suficiente para ser hoy en día una especie de museo vivo del rock, uno que sólo tiene una foto de Santana en exhibición. En cada entrevista, aparición en la tele o en la radio que tenga que ver con Batiz, hay un momento que es dedicado a mencionar la anécdota de que el tijuanense prácticamente le enseñó a tocar al intérprete de "Black Magic Woman". Le enseñó unos tonos pues, pero así es la cosa en los medios. Javier Batiz afirma que cuando Santana se ganó los Grammys en la ceremonia del 2000, dijo en su discurso de agradecimiento: "la vida es un sueño y morir es despertar", pero de darle gracias al maestro que además le enseñó esa frase, nada. En este 2014, a sus 70 años, Batiz sigue activo y recordando. Antes del concierto que dio a mediados de julio en el Lunario del Auditorio Nacional, el músico declaró a El Universal que ya lleva más de diez años sin haber visto a Santana, y añadió: "pero va a llegar el día, de repente va a estar ahí en algún concierto, ojalá sea ese día". A propósito, ¿cómo sonará un disco de Javier Batiz?

@eljavierangulo