Selecciona tu región
Opinión

Nombran a cercano de Pucheta como subsecretario de Turismo en Sinaloa

EN EL BLANCO 

Por Fernando Zepeda

-
audima

¿Sorpresa? Martín Ochoa asumió ayer una de las Subsecretarías de Turismo. El exrecaudador de rentas en Mazatlán, gente muy cercana al excandidato a la alcaldía Fernando Pucheta, no se sabía, al menos oficialmente, que hubiera abandonado las filas del puchetismo. Tampoco se sabe si fue uno de los que dejaron a Pucheta por seguir al Partido Sinaloense. Lo cierto es que Martín Ochoa llega a la Subsecretaría de Turismo, considerada como un bastión pasista, y desplaza a varios que hicieron pública su adhesión al PAS en la campaña pasada, esperando seguramente que los consideraran para alguno de los puestos de la estructura estatal. Ochoa, sin hacer mucho escándalo, mucho menos llamar la atención, se coló y llegó a ese nombramiento. Por ahí aún quedan alguno que otro cargo que pudieran aspirar a ser colocados los expuchetistas. En el caso del Ayuntamiento de Mazatlán, por lo deteriorada que quedó la relación Químico-PAS, varios que tenían esperanzas de acomodarse quedaron como la novia de rancho. Para enero se verá si les abrieron algún campo. Y sino no, pues habrá que ver si voltean hacia otro partido. Movimiento Ciudadano, por ejemplo, que abrió la puerta para recibir a quienes se sientan “traicionados” o simplemente no tomados en cuenta por la actual Administración estatal y las municipales.

No aprende. El alcalde Luis Guillermo Benítez arremetió contra algunos de sus colaboradores que, sin mencionarlos por su nombre, los calificó de “corruptos”. Se refirió a quienes se dejan ganar demandas. Entonces, sería el Departamento Jurídico. De donde, por cierto, se dice que despidió a la hija del excomandante de la Cuarta Zona Naval en Mazatlán, el almirante Héctor Muncharraz. El exjefe de Marina asumió el pasado mes de octubre el cargo de administrador de la aduana en Mazatlán. Si el Químico sabe de quedarse calladito y no vociferar contra sus colaboradores, sería prudente que alguien le dijera que Muncharraz está pendiente de lo que sucede en el puerto. El Químico también dijo ayer que en la Junta Municipal de Agua Potable de Mazatlán habrá una “limpia de corruptos”. ¿Pues entonces con quienes estaba trabajando en su anterior Administración? Algo sucede con el Químico que, después de todos los escándalos que ha protagonizado, sigue insistiendo que “no tiene cola” y que será el mejor alcalde de todo el país. ¡Híjole!, ¿cómo estarán los demás?

Reacción retrasada. El gobernador Rubén Rocha Moya se aventó la frase: “Debo, no niego… Pago no puedo”, para referirse a los 30 millones de pesos que demandan los textileros por la elaboración de uniformes. Les dijo que se tendrán que esperar para enero. Eso mismo debió de haberles dicho a los trabajadores de la Salud, hablando claro y directo con ellos. Pero prefirió el camino fácil de endeudar al Estado con créditos que él mismo anunció serían por el orden de los mil 300 millones de pesos. En el caso de los textileros, Rocha Moya se brincó un pequeño detalle. Se les pagaron casi 200 millones de pesos. Y la deuda que quedó es, hasta cierto punto, manejable. El fondo es hacer entender a los proveedores que los recursos llegarán. No se tiene fecha fija, pero seguro estarán antes de que culmine el año. Podría alargarse hasta el 30. No sería la primera vez. 

Tercera dosis. El Gobierno federal decidió vacunar con la AstraZeneca a todos los adultos mayores, sin importar las otras dos dosis recibidas con otra vacuna. ¿Tendrán sustento científico?

Síguenos en