Opinión

La conciencia y las madres

CAMINOS

Por  Norma Campos

Yo sé que el Día de las Madres es un día de celebrar, de festejar a nuestra madre y de dejarnos festejar por nuestros hijos. Y no quiero parecer aguafiestas cuando escribo lo que a continuación escribiré, pero qué mejor día para reflexionar que precisamente el día en que celebramos a la madre.

Creo que el rol de mamá es el rol más importante que jugamos. Cuando digo esto no tengo la intención de hacer a un lado el rol del papá, ni mucho menos ponerlos en competencia. Es solo que hoy, por la fecha, hablaré de la madre. Una madre ha tenido en su vientre a su hijo por aproximadamente 9 meses, ha prestado su cuerpo para alojarlo y ser ese espacio donde un ser humano comience a desarrollarse. Las mujeres no elegimos esto, es la biología, pero las madres que eligen serlo sí ejercen su voluntad. Al hacerlo, no solo vamos a brindarle nuestra sustancia para que ellos crezcan, sino que también les transmitimos lo que nos pasa en nuestro mundo emocional. Esto tampoco lo elegimos, es así, pero no lo sabemos y no estamos conscientes de ello. Hoy se sabe que lo que más “nutre” a un bebé durante su formación es el mundo emocional de su madre. Y hoy también sabemos que cuando nace, por la biología, el bebé a quien más necesita, al menos en los primeros dos años de vida, es a su madre. Y lo que más requiere de ella es que puedan conectarse.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Sin embargo, lo que más nos pasa a las mujeres convertidas en madres, es que la maternidad nos “pone de cabeza”, y el coctel emocional que vivimos, el mundo externo que se nos trastoca y nuestra historia personal que se pone a prueba en este importante cambio en nuestra vida, imposibilita que nuestros hijos puedan tener eso que necesitan.

La relación más importante y al mismo tiempo la más complicada y decisiva para nuestra vida, es la relación con la madre. Mejorarla no se basa solamente en tener mejores actitudes, sino en reconocer lo que vivimos. Generar esa conciencia y luego comprender nuestra historia con ojos compasivos hacia nuestra madre, es el camino. Porque sin duda lo que más estamos buscando es sentir ese amor y esa gratitud a quien por esa persona que nos dio la vida. 

Feliz Día de las Madres. 

Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo