Opinión

Secretos y dolor

CAMINOS

Por  Norma Campos

Hoy quiero compartir aquí en este espacio un cuento que desde mi punto de vista deja muy claro la gran importancia de develar secretos. He sabido, y lo he comprobado en mi práctica profesional como terapeuta, que el tamaño del dolor que vive el ser humano es del tamaño de los secretos entre los que ha vivido en su entorno familiar.

No conozco el autor, por eso no lo cito, pero lo dejo aquí para su reflexión y, sobre todo, para la acción. Hace mucho tiempo había un país en el que todo eran sorpresas: había fiestas sorpresa, regalos sorpresa, visitas sorpresa y mil sorpresas más. Niños y mayores las preparaban a escondidas con gran ilusión y cuidado.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Luego, cuando llegaba el gran día, se descubría la sorpresa y todo se llenaba de alegría. Vivía en el país vecino el Señor del Silencio Oscuro, quien sentía tanta envidia por aquella felicidad continua, que decidió acabar con ella usando la peor de sus armas: los secretos. Los secretos eran casi idénticos a las sorpresas, pero había una cosa que los diferenciaba: ellos odiaban la fiesta y la alegría, y nunca querían salir totalmente de su escondite.

Viajaban escondidos, siempre de una persona a otra, colándose en sus corazones y usando mil trucos para no ser descubiertos. De todos ellos, su truco favorito era el miedo, haciendo creer que pasarían cosas terribles si se llegara a descubrir el secreto.

Pero en todo lo demás el parecido con las sorpresas era tan grande, que el malvado pensó que nadie llegaría a diferenciarlos. Así que el Señor del Silencio envió a sus fantasmales sembradores de secretos al país vecino, y estos consiguieron llenarlo todo de secretos, miedos y susurros.

Las sorpresas fueron desapareciendo, y apenas quedaban niños que no tuvieran atrapado el corazón por un secreto. Pero entonces Ale, una de aquellas niñas atrapadas, descubrió que su corazoncito se estaba haciendo cada vez más pequeño y triste.

Y superando su terrible miedo, le contó el secreto a su mamá para ver si podía ayudarla. El secreto voló veloz hacia el corazón de su mamá, dispuesto también a atraparlo, pero al tocarlo explotó en mil pedazos, dejando libre a la niña. ¡Menuda sorpresa! Nadie, ni siquiera el malvado Señor del Silencio, sabía que los secretos no pueden atrapar al mismo tiempo el corazón de una madre y de su hija, porque están unidos por un amor especial que ni siquiera el miedo puede romper. Y libres del miedo, y felices de nuevo, jamás volvieron a preocuparse por los secretos, pues sabían perfectamente cómo diferenciar una sorpresa de un secreto. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo