Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Nosotros los predigitales

A DOS DE TRES

¿Quiénes son los "predigitales" a los que te refieres en A DOS DE TRES? Pregunta un buen amigo a quien además de su aprecio agradezco ser lector de estas líneas. Tiene toda la boca llena de razón, seguido hablo de ellos y no he explicado quienes son, así que hoy trataré de explicar quienes son, somos, "los predigitales".

Comienzo por aclarar que el término no es de mi autoría, se lo escuché a un amigo y en el círculo de quienes entonces coincidíamos a diario, por cuestiones de trabajo, se hizo expresión común para referirnos a aquellos que nacimos en la era de la palanca y el botonazo, para los que venimos de cuando las selfies se llamaban autorretrato y se tomaban con cámara de rollo que se llevaba a revelar Los "predigitales" nacimos en una época en que las redes sociales eran las bancas de la plazuela, la fila para comprar tortillas, la sala de belleza, el atrio de las iglesias, los puestos del mercado y las sillas que se sacaban por las tardes a la banqueta. Esos espacios eran donde se socializaban las noticias del momento, tanto las que se producían en los espacios públicos como aquellas que pese a darse en el interior de los hogares se transmitían cual si se hubiera sido testigo presencial de los hechos.

Los "predigitales" tuvimos juguetes cuyo sistema operativo era la imaginación. Practicamos juegos que sólo requerían perderle el miedo a la mugre, pues si el reto lo ameritaba había que arrastrarse por el piso sin temor al regaño materno. Creábamos nuestras propias escenas en tercera dimensión y estábamos equipados con nuestro propio sistema de efectos sonoros, pues lo mismo reproducíamos el sonido de un balazo, que el de una nave espacial o de las computadoras que veíamos en las películas de El Santo.

Los "predigitales" atestiguamos la existencia y funcionamiento de los radios de bulbos, que luego fueron de transistores y después de microcircuitos. Conocimos los teléfonos de disco, que mutaron a teclas y después no requirieron de cables para funcionar. Los primeros teléfonos celulares los fabricamos en la imaginación infantil, en una escena futurista que en aquel momento jamás creímos que íbamos a atestiguar.

Los "predigitales" venimos de una época en que inteligentes eran los "cerebritos" en el salón de clases. Hoy sonreímos al ver un edificio, un teléfono, un control remoto y hasta una cafetera pueden ser "inteligentes".

Los "pre-digitales" somos privilegiados; vivimos en un Culiacán en el que los centros nocturnos tenían pistas de baile; en el que todavía se podía dormir con las puertas y las ventanas abiertas; en el que las casas se enrejaban para que no se salieran los plebes o el perro, no para que no se metieran ajenos. Atestiguamos el surgimiento y desarrollo de las tecnologías que han revolucionado la comunicación humana, y con mayor o menor éxito nos hemos acoplado a ellas para espanto o asombro de hijos y nietos.

Los "predigitales" sabemos que no todo tiempo pasado fue necesariamente mejor, pero cuando los expertos hablan de la sociedad anhelada dibujan un escenario con rasgos de un pasado que alcanzamos a conocer.

Muchas gracias por leer éstas líneas y con ello hacer que esto valga la pena. Por favor comentarios, sugerencias, invitaciones, mentadas y hasta felicitaciones en [email protected] En Twitter en @MarisaPineda Anímese a leer un libro y en vía de mientras, que tenga una semana de gratos recuerdos y un mejor futuro.