Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Nostalgia poética

Per saecula saeculorum

Hace muchos años, cuando apenas era una mocosa rebelde de primaria, de escaso metro de altura, con pelo de casquito, rodillas siempre raspadas y aroma a "chivo correteado" diría mi madre, recuerdo que me dedicaba a escribir poesías o al menos así las catalogaba yo. Así con toda la rudeza que una niña deportista, aventurera, de exterior, rural, prosaica, preguntona, que se brincaba techos de casa, se robaba tapones de carros, traviesa, desafiante, burlesca y muy fría puede aparentar, en el interior de esa niña yacía un espécimen cálido, profundo y sentimental con una pésima ortografía que los años jamás pudieron cambiar. (La vida entonces me premió con 50 centímetros más de altura y pues una no se puede quejar o una cosa o la otra). Es casi imposible olvidar esa carpeta azul rey anillada donde fui acumulando una gran colección de palabras que rimaban y hasta a canciones me sonaban: "Mis poesías" les decía con cariño, hasta que un buen día la pobre carpeta se llenó de polvo y se volvió muy vieja, quizá por mi negligencia, por no darle su importancia, por haberla olvidado en algún lugar de mi antiguo cuarto, en casa de mi madre, dentro de una obsoleta caja esperando que alguien la rescatara… …hasta que así fue. No contaba la pobre carpeta azul con que después de "salvada" iba ser vista e ignorada durante mucho mas tiempo, hasta que mi corazón y mi mente hicieron una pausa ocasional que coincidió con su presencia y su contenido lírico que había sepultado en mis recuerdos. Le di una polvorienta ojeada con una sonrisa en la cara y me topé con la sorpresa de que sólo tenía que empezar a leer unas líneas del principio y todo el resto venía a mi sin jamás haberlo memorizado, con la armonía, el ritmo y casi la musicalidad con la que lo había escrito hace más de 20 años. Le prometí a la "Niña Poeta" que una vez vivió en mi, esa que siempre tenía un diccionario a la mano, que le haría honor a su atrevimiento de escribir semejantes disparates durante su infancia, que compartiría algo de su sabiduría que tan sólo consistía en invitar a la pista a palabras que bailaran bien juntas:

#SinNombre001

"Cuando un suspiro te llene de ilusión

Y algún recuerdo te empape de alegría

Cuando no oigas algo más que el corazón

Resonará la más recóndita esperanza"

Cuando perdida se encuentre la batalla

Y aun así no entregues tú la sumisión

Mientras disputes tu fracaso y lo desmientas

Irás teniendo sin revancha la razón.

Cuando muy dura e inflexible sea la vida

Y su desdén sea intolerante y descortés

Por más que trate que abandones la partida

Procura siempre indiferencia ante su ser.

Cuando por más débil que estés te sientas firme

Y resistir te brinde gran satisfacción

Cuando sumiso y resignado no te muestres

Habrás logrado rechazar la rendición.

Y si un suspiro te llena de ilusión

Y algún recuerdo te empapa de alegría

Si logra el eco penetrar tu corazón

Habrás ganado la batalla y la razón",

#SinNombre002

Hoy viviendo en este punto de partida

Voy tratando de ensamblar mi conmoción

Evitando el sentimiento de apatía

Que no lleva más que a plena perdición.

No son pocas las batallas ya perdidas

Ni son varias las victorias celebradas

Pero pérdida o ganancia incrementada

Proporciona una experiencia aprovechada.

El más pobre y el más rico no conmueven

A mi próspero y tórrido corazón

La carencia no lastima al que no llora

La opulencia sólo está en nuestra razón.

No me siento amenazada por la ausencia

Más me inquieta el suponer de una existencia

Tan divina y tan celeste que en su esencia

Ya no cabe imaginar tal apariencia

Mas cuestiones que me lanza el intelecto

Tantas dudas que almaceno en mi cerebro

Las preguntas que me rindo y no contesto

Argumentos que se inventan de lo incierto.

Saludos y a todos los que llevaban un loco poeta adentro los invito a tomar sus escritos viejos, darles respiración de boca a boca y dejarlos vivir un rato más. ///

[email protected]